Marzo 16, 2017

Por la defensa del paciente

Prestación de servicios de salud cuando termina vínculo laboral o cesa como trabajador independiente

La ley establece un período de protección laboral como mecanismo para garantizar la continuidad del aseguramiento en salud, tanto para trabajadores dependientes como para los independientes, lo cual aplica, cuando se da la terminación del contrato de trabajo o cuando el trabajador independiente pierde las condiciones para continuar como cotizante.

Este período de protección cubre al afiliado cotizante y a todo su núcleo familiar para acceder a las prestación de los servicios de salud del plan de beneficios, cuya extensión depende del tiempo de afiliación, así: Por el período de un (1) mes cuando el cotizante haya estado inscrito en la misma EPS como mínimo los doce (12) meses anteriores y de tres (3) meses cuando haya estado inscrito de manera continua durante cinco (5) años o más; este tiempo de protección especial, ya sea el de un mes o el de tres meses, empieza a correr desde el día siguiente al vencimiento del período o días por los cuales se efectuó la última cotización.

Prestación del servicio
Durante estos tiempos las personas siguen protegidas por el sistema de salud, quedando las EPS obligadas a brindar todos los servicios que puedan requerir los cotizantes o sus beneficiarios; de tal manera, que la terminación del contrato de trabajo o la cesación de las cotizaciones como independientes, no implica terminación automática de los servicios de salud.

Este período de protección especial brinda un tiempo a las personas, ya sea para ubicar una nueva relación laboral que les permita seguir cotizando o para que se movilicen al régimen subsidiado, de tal suerte que queden protegidos en el sistema de salud; las EPS que no respeten estos períodos especiales de protección y nieguen la prestación de servicios de salud, alegando que la persona ya no es cotizante, pueden acarrearse graves sanciones económicas y administrativas.