julio 05, 2018

Algunos la consideran una “formalidad innecesaria”

Planeación estratégica, la deuda de las mipymes

Por:Cesar Alomía – Consultor de negocios en gerencia y mercadeo
cesar.alomia@gmail.com

No es casualidad que en los cursos de administración que se dictan en las Universidades se toque el tema de Planeación Estratégica.

Sin embargo, para muchos empresarios colombianos, estos procesos hacen parte de un grupo de “formalidades innecesarias” que aportan poco valor. Si usted piensa igual, lo invito a seguir leyendo.

Un proceso de planeación estratégica permite que los socios de la empresa, la dirección y los empleados hablen un mismo idioma, halen en una misma dirección y no se obstaculicen entre sí.

Definir la misión, la visión, los valores de la compañía es solo el comienzo de un proceso juicioso de planeación estratégica.

No se trata de escribir una declaración inspiradora que suene a poema, sino definir una ruta útil que todos dentro de la empresa puedan seguir; pero no termina ahí.

La planeación estratégica es tan poderosa que debería incluso ser utilizada para definir los roles de cada uno de los empleados, el sistema de remuneración variable de directivos y trabajadores, la forma concreta bajo la que la empresa va a competir en el mercado, la definición de precios, promociones e incluso del manejo del flujo de caja.

En Colombia donde más del 80% de la actividad productiva está a cargo de mypimes -muchas son em-presas familiares- no existen linea-mientos estratégicos claros y eso dificulta la competitividad, sobre todo en un mundo cada vez más abierto, donde nacen competidores día a día, donde los consumidores son más exigentes, donde la tecnología cambia en un parpadeo.

En definitiva no hay más remedio que aprender y adoptar procesos que permitan garantizar la sostenibilidad de nuestras empresas.

Empresario, no se sienta solo si cree que no tiene las capacidades para desarrollar un proceso de planeación; en el mercado encuentra desde cursos para capacitarse hasta servicios de consultoría para ayudarle en este propósito concreto.

Recuerde que el peor riesgo que puede correr en cuanto a este tema se refiere, es no hacer nada.