octubre 27, 2017

Odebrecht: no pasará nada

Parece que campañas y candidatos quedarán libres ante la ley, pero las dudas continuarán.

Desde que estalló el escándalo por el ingreso de dineros de la constructora brasileña Odebrecht a las campañas presidenciales de 2014 una de las principales preocupaciones de la opinión pública ha sido que, como con tantos otros escándalos en nuestro país, no pase nada, y parece que eso ocurrirá.

Mientras que en otros países hay expresidentes y altos funcionarios del Estado presos, en Colombia no se han podido determinar culpabilidades.

Aunque el Consejo Nacional Electoral, CNE, determinó archivar el proceso que se seguía contra Óscar Iván zuluaga por la presunta financiación de Odebrecht, el argumento es poco contundente y, en cierta medida ambiguo, pues los magistrados decidieron cerrar el caso argumentado “inexistencia de plena prueba”, lo que abre algunos interrogantes: ¿existen pruebas parciales? ¿Se adelantaron las investigaciones pertienentes o el proceso, que estuvo a punto del vencimiento de términos, se siguió solo por presión mediática? Después de la decisión del CNE, nadie puede culpar a Zuluaga o a su campaña de irregularidades, sin embargo, pese al cierre del caso, las dudas quedaron abiertas.

Ahora falta que se defina qué pasará con el presidente Juan Manuel Santos, a cuya campaña ingresaron dineros de la constructora brasileña. ¿El cierre del caso de Zuluaga es el anuncio del archivo del proceso contra Santos?

No se trata de condenar a Zuluaga y a Santos porque sí, se trata de que Colombia tenga la certeza y la tranquilidad de que las decisiones que tomen las cortes y los órganos de control en torno a los altos dirigentes políticos sean independientes y claras.

El país necesita volver a confiar y volver a creer y la sensación que queda hasta el momento, cierta o no, es la de un “tapen tapen” para cubrirse entre todos.