diciembre 21, 2016

¿Mentiras verdaderas?

Es un insulto decir que todos los que votaron No lo hicieron engañados

El pronunciamiento del Consejo de Estado al admitir una demanda contra el triunfo del No en el plebiscito es un síntoma preocupante.

Según argumenta una magistrada de este tribunal, “el hecho de que ganara el No en el plebiscito fue el producto de la violencia por engaño a que fueron sometidos los colombianos por parte de quienes impulsaron dicha campaña”.

Esta conclusión es un insulto a los 6.431.376 ciudadanos que marcaron No, pues asume que todos fueron idiotas útiles, personas sin criterio que se dejaron llevar por lo que otros les dijeron.

Nada más distante de la verdad que la temeraria conclusión de la magistrada del Consejo de Estado, pues entre quienes votaron el plebiscito, fuera por el Sí o por el No, hubo argumentos válidos, sólidos y respetables.

Ahora bien, es innegable que hubo mentiras en la campaña, pero fue de parte y parte, tanto a voceros del Sí como a voceros del No se les escuchó argumentar falsedades encaminadas a manipular a los votantes, pero de ahí a decir que todos votaron engañados hay mucho trecho.

Lo que más desconfianza produce del pronunciamiento del Consejo de Estado es que no hace referencia a las mentiras del Sí, lo que evidencia que el tema se está abordando con total desequilibrio.

Da la impresión de que se tratara de una estrategia para anular el resultado del 2 de octubre para lavar ante la comunidad internacional la cara de un acuerdo que fue reprobado por voto popular y posteriormente aprobado a pupitrazo por el Congreso. ¿Impondrá el Gobierno en un tribunal el triunfo que no logró en las urnas?