mayo 10, 2018

¿Qué clase de ciudadanía tenemos que requiere restricciones como ésta?

Más allá de la ley seca

¿Qué clase de ciudadanía tenemos que requiere restricciones como ésta?

El promedio de homicidios durante los fines de semana en los que se ha celebrado el Día de la Madre en los últimos siete años en Cali es de 15 casos, esta fecha, que se supone debe ser de celebración familiar, tiene la funesta mancha de ser la más violenta del año, no solo en la capital del Valle del Cauca, sino en todo el país.

En ese contexto, y ante esfuerzos como campañas y operativos que han resultado infructuosos en años anteriores, la Alcaldía de Cali anunció que este fin de semana, a partir de mañana a las 10:00 A.M. Y hasta las 6:00 A.M. del próximo martes, es decir, durante tres días, implementará la ley seca, pues la mayoría de los homicidios registrados el Día de la Madre, así como los lesionados (en promedio 69) y las riñas (660) están relacionados con el consumo de licor. El tema es crítico.

¿La medida es exagerada? Sin duda sectores como el comercio nocturno y la cadena de la gastronomía, así como las tiendas de barrio, se ven golpeados con una restricción tan prolongada a la venta de bebidas alcohólicas y están en todo el derecho a reclamar, pero esta situación debe llevar a los caleños a reflexionar sobre el problema de fondo, que es la asociación de toda festividad al consumo desbordado de licor, un asunto cultural que requiere un trabajo de largo plazo más allá de las restricciones, desde la educación, porque ocurre lo mismo con otras fechas, como el 24 y el 31 de diciembre, o con los clásicos de fútbol, que se convierten en una mezcla explosiva de licor y violencia.

Hay que apostarle a la construcción de una ciudadanía responsable, que celebre sin desbordarse y que no necesite restricciones para tener un buen comportamiento.