octubre 30, 2017

Los símbolos de la justicia

Si los guerrilleros condenados en EE. UU. estuvieran en Colombia, estarían fungiendo como dirigentes políticos.

Alias “Simón Trinidad”, alias “Sonia” y alias “Iván Vargas”, presos en Estados Unidos, se convertirán para Colombia en un símbolo de la justicia que no fue, pues serán los únicos cabecillas de las Farc que pagarán condenas acordes a sus delitos, todo lo contrario a lo que ocurrirá con los miembros del secretariado que negociaron el proceso de paz con el Gobierno Nacional, que no pagarán ni un día de cárcel, pese a ser responsables de crímenes abominables.

Resulta desconcertante que quienes causaron tanto daño en Colombia paguen cárcel por los delitos que cometieron contra otro país y no por los que cometieron en su tierra contra sus propios compatriotas. A “Trinidad” lo condenaron a 60 años de prisión por el secuestro de los tres norteamericanos; a “Sonia” le impusieron una pena de 16 años por narcotráfico, mientras que “Iván Vargas” pagará 20 años por el mismo delito.

La semana pasada los tres guerrilleros se acogieron a la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, lo que los libraría de pagar cárcel en Colombia cuando sean deportados después de cumplir sus penas en Estados Unidos. Es, sin duda, un pésimo mensaje que alimenta la desconfianza en nuestra desacreditada justicia.

Por fortuna el Gobierno de Estados Unidos, que para estos casos se rige por el principio de no negociar con terroristas, no ha aceptado ni acpetará las solicitudes que en reiteradas ocasiones han hecho las Farc para que “Trinidad”, “Sonia” e “Iván Vargas” sean deportados a Colombia sin cumplir la totalidad de sus penas.

Ojalá nuestro Gobierno, tan proclive a complacer a las Farc, no cometa el error de abogar por quienes tanto daño le hicieron al país. Esas condenas, aunque sea por delitos cometidos contra Estados Unidos, constituyen la única justicia verdadera aplicada a las Farc.

  • elsy medina

    es la justicia que corresponde a un país subdesarrollado moraleja : el nivel de justicia de una comunidad determina su nivel de desarrollo