Mayo 13, 2017

Los paros y la indiferencia

Tres paros al tiempo no pueden ser coincidencia.

Paro en el Chocó, paro nacional de maestros y la próxima semana paro en Buenaventura. Pese a que las tres protestas fueron anunciadas con mucha antelación, el Gobierno Nacional no las pudo evitar, pues se quedó nuevamente en el discurso y los sectores que lideran estas reclamaciones no quieren más palabras, quieren hechos.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos se ha caracterizado por su incapacidad para atender de manera oportuna los reclamos sociales. Si bien los problemas acumulados del Chocó y Buenaventura, departamento y ciudad que son monumentos al abandono, no empezaron en este gobierno, después de seis años y medio de mandato los  reclamos de las comunidades siguen siendo los mismos, no se evidencia mejoría ni avance hacia la solución.

La tristemente célebre frase “el tal paro no existe”, que dijo Santos en 2014 cuando una protesta agraria paralizó la actividad en el campo, evidencia la actitud que ha caracterizado a su gobierno frente a este tipo de manifestaciones sociales: prefiere desconocerlas, cuando lo que debería hacer es afrontarlas para construir soluciones.

No se trata de decir a todo que sí, sino de escuchar a la gente, a los colombianos de a pie y buscar puntos comunes que permitan entendimientos para seguir adelante.

Es claro que en el país hay más necesidades que recursos, pero si se manejara mejor, con más transparencia y eficiencia, las inversiones se notarían. De nada vale que el Presidente y los ministros hagan cuentas de inversiones millonarias en Chocó y Buenaventura si esos recursos terminan enterrados en obras y proyectos que no son prioritarias para la gente o en los bolsillos de algún ladrón de cuello blanco.

Dejar que los problemas lleguen a ese nivel es muy dañino para el país, porque los paros afectan la economía nacional y alimentan la incredulidad ciudadana frente las instituciones.

  • marlon

    Al gobierno de Juan Manuel Santos no le cree nadie, se perdio la credibilidad en un gobernante que desde el principio le ha mentido a su pais, a ignorado el sentir de su pueblo, no le importa el bienestar de su gente, lo unico que le interesa es el mismo salirse con la suya, la historia de Colobia lo juzgara y quedara muy mal parado pero a el solo le importo un nobel de paz, que no se merecia.
    Eso es no tener dignidad