noviembre 01, 2017

Las aves de la sucursal

Los Azulejos en mi jardín

Por Rosa María Agudelo
Fotos: Hernan Perlaza

Cali es verdaderamente un paraíso para las aves. Ya lo hemos dicho que la ubicación geográfica y la riqueza arbórea son elementos que contribuyen. Sin embargo, es mucho lo que podemos hacer para que esa condición mejore e incluso para que nuestros jardines se conviertan en espacio de avistamiento.

¿Cómo atraer aves a nuestros jardines? Es muy fácil y la verdad resulta fascinante empezar a disfrutar la llegada de pájaros a nuestras casas. Hace unos meses me propuse a hacer de mi pequeño antejardín una estación para ellas.

Con este objetivo busqué información y encontré un artículo muy interesante de Felipe Anaya Osorio del que les compartiré unos sencillos trucos. Lo primero que este experto recomienda es crear espacios verdes de manera natural. Yo lo logré sin mucho esfuerzo. Una tupida biflora y un arbusto mediano se han convertido en lugares de visita de mieleros comunes. La segunda recomendación de Anaya es la atracción mediante medios artificiales como los alimentadores.

Yo uso banano o guayabas maduros. Por esta vía he logrado disfrutar de la visita frecuente de dos hermosos azulejos y ocasionalmente de un espectacular carpintero. Gracias a un poco de cuchuco en el prado llegan torcazas y canarios comunes.

El tercer consejo que implementé con éxito fue el bebedero al que llegan continuamente afanosos colibríes, los mieleros y el carpintero. En este aspecto lo importante es lograr una buena mezcla del agua de azúcar. Yo pongo 4 cucharadas grandes de azúcar por una taza de agua.

Igualmente, es fundamental mantener muy limpio el bebedero. Una observación muy importante que hace Anaya en su artículo es que pongamos altos los bebederos y los comederos para evitar que las aves se conviertan en presa fácil de los gatos o de otros depredadores.

Ficha técnica
Por: Hernán Perlaza
Nombre científico: Thraupis episcopus
Nombre común: Azulejo Común.

Identificación: El macho y la hembra no se distinguen uno del otro. Mide aproximadamente 16.5 cm. Principalmente azul en varios tonos. Cabeza, cuello y partes inferiores azul grisáceo, espalda con tinte gris más oscuro. Alas y cola grises oscuras con amplias márgenes azul turquesa. Mancha alargada en el hombro azul turquesa brillante.

Comportamiento: Ave bien adaptada a ambientes urbanos, bastante vocal y activa. Es una de las tangaras más comunes en todo el país; se desplazan por zonas arboladas y cultivos con sombrío.

Dieta: Se alimenta de una gran variedad de frutas, bayas, rebrotes de hojas frescas y semillas, incluso néctar de flores. También consume una gran variedad de artrópodos e insectos.

Nido: El nido consiste en una copa bien elaborada y profunda de materiales suaves unidos con telaraña y forrados con fibras, a menudo con musgo, dos a tres huevos azulosos, estriado y punteado de oscuro.

Estado y Hábitat: Muy común. Todo tipo de áreas abiertas con árboles o arbustos, jardines patios y chagras, bosques con crecimiento secundario y bordes de bosque.

Distribución: Desde México hasta el norte de Bolivia y Brasil amazónico, por debajo de los 2600 m.

Estatus de conservación UICN: LC (Preocupación menor).