enero 11, 2018

Gobernadora da parte de tranquilidad

“Licorera no está quebrada”

Ante la decisión de terminar anticipadamente el contrato con el consorcio Suprema, debido al incumplimiento de las metas de ventas de productos de la Industria de Licores del Valle, la gobernadora Dilian Francisca Toro aseguró que la ILV no tiene problemas financieros.

La Mandataria departamental dijo que, contrario a estar quebrada, la empresa tiene un activo importante de casi tres millones de botellas para comercializar.

“Esas millones de botellas son monetizables, se puede salir a venderlas y lógicamente eso va a dar unos recursos para la licorera, porque tienen un valor de $38 mil millones, pero de ganancia más o menos $25.000 millones”, dijo la Gobernadora.

Toro recalcó que la salud y la educación en el departamento no se han visto afectadas y que la administración departamental logró salvaguardar e incrementar la inversión a pesar de que la ILV no alcanzara su meta en las ventas.

“Nosotros, previendo eso, tres meses antes empezamos a disminuir gastos y empezamos a fortalecer salud y deporte, que para nosotros es muy importante; por eso logramos adicionar $45.000 millones a salud”.

La Gobernadora añadió que con respecto al consorcio Suprema se ha actuado jurídicamente desde el 29 de diciembre.

“La acción legal es que incumplió el contrato y que lógicamente hay que rescindir el contrato, eso es lo que está establecido, pero tenemos que darle el debido proceso, así lo recomendó el jurídico y, por supuesto, lo estamos haciendo para la decisión del lunes”, sostuvo Dilian Francisca Toro.

Junta directiva
El gerente de la Industria de Licores del Valle, Mario Andrés Rivera, anunció que la junta directiva de la empresa se reunirá de manera extraordinaria el próximo 15 de enero “para adoptar las decisiones que en derecho correspondan”.

Rivera aseguró que los inventarios de la ILV son suficientes para generar ingresos que garanticen la operación y estabilidad de la empresa.

El consorcio distribuidor de los productos de la ILV tenía una meta de ventas de ocho millones de botellas durante 2017 y sólo se vendieron 4.5 millones de botellas.

  • Johnnier Villa

    Es evidente que hubo fallas en la comercialización y sobre todo en mercadeo de los productos; sin embargo mientras la protección de la ILV y sus productos no sea una política departamental, como lo es en otros departamentos, no va a pasar nada. En el Valle es increíble que haya gente que piense que el Ron de la ILV es el viejo de Caldas.