mayo 12, 2018

Lectores

Leonardo Medina Patiño

Hace algunas semanas se dio a conocer la reciente encuesta que dice que en nuestro país se incrementaron los niveles de lectura, lo que descreo.

Sin embargo, quise consultar a varios amigos que son lectores infatigables si creían o no, en ese resultado.

Es más, aparte de ser amantes de la lectura, también escriben.

Entre ellos están: el filósofo Fernando Duque, el licenciado en literatura Oscar Hernán Correa, el exmagistrado Fernando Tocora, entre otro tanto que debaten con fervor sobre cualquier asunto que se ponga en la mesa.

La mayoría descree.

Uno de ellos es docente universitario y me dice que los estudiantes no leen ni una hoja; otro afirma que Netflix los tiene atrapados; y otros afirman que las redes sociales es lo único que leen, y que tal vez allí es donde afinca su guarismo la encuesta.

Otros alzan su voz defendiendo la encuesta, argumentando que ya hoy no se leen los clásicos, que los jóvenes están en otras búsquedas, leen otros textos, que se demuestra -incluso- con tantos estudiantes cursando maestrías.

Estuve en la Feria del libro de Bogotá.

Quedé sorprendido de la cantidad de adolescentes y jóvenes que visitaban los stands.

Se veían comprando libros, leyendo, pasando de un salón a otro a escuchar a algún escritor. No salgo de la sorpresa de observar al escritor Mario Mendoza, firmando libros durante dos días seguidos a jóvenes que hacían extensas filas.

Sin embargo, estimo que ese es un sector reducido de la juventud.

Pero lo que más me atrae de este debate, es que estamos abordando un tema diferente a las campañas electorales y a las diferencias ideológicas, que tanto nos unen