abril 03, 2018

Lecciones de Gandhi

Me opongo a la violencia porque cuando parece que hace bien, el bien es solamente temporal; el mal que hace es permanente.

Uno necesita ser lento para formar convicciones, pero una vez formadas, deben ser defendidas contra las mayores adversidades.

El débil no puede perdonar nunca. El perdón es un atributo del fuerte.

La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que ellos tratan a sus animales.

Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos.

El Amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el ser humano.

En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.

Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.

El que retiene algo que no necesita es igual a un ladrón.