marzo 07, 2018

Senador dice que se debe mirar hacia el agro y hace propuesta para generar empleo

Las cosas se están haciendo mal en el país: Mauricio Delgado

El senador Mauricio Delgado, del Partido Conservador, quien busca la reelección, habló con el Diario Occidente de la coyuntura nacional y de algunas de los proyectos por los que quiere continuar en el Congreso de la República.

El temor es algo que se ha usado mucho en los discursos casi todas las campañas, ¿hay verdaderos peligros o es una estrategia de mercadeo?
Yo tengo un temor muy grande, yo estoy en el Congreso de la República, he visto la dinámica que se da desde el Congreso y se han facilitado muchas cosas y las decisiones que ha tomado el Congreso frente al presente del país han sido muchas de ellas con mucha benevolencia, con poco debate, y cuando el Congreso no tiene ese equilibrio frente al ejecutivo, allí ya hay un peligro; y hoy veo con preocupación también un peligro en el país por la propia situación económica, hoy el país no está en los mejores momentos, estamos al filo del avismo, una economía que en el 2011 creció a seis puntos y en el 2017 crece 1.7, quiere decir que las cosas se están haciendo mal en el país y por eso hay temores hacia lo que puede venir en el futuro.

¿Pero podría, en solo un periodo de gobierno, darse un vuelco radical que lleve al país hacia lo que llaman el castro chavismo?
Las instituciones están débiles, empezando por el Congreso, el Congreso ha dado un paso facilitando unos avances legales que hoy nos tienen a todos más cerca de allá que de lo que hemos sido históricamente.

Si no se garantiza la independiencia real entre las isntituciones, aquí puede pasar todo, en Venezuela se vio una decisión del pueblo incómodo y molesto por los hechos de corrupción que marcaron durante muchos años a ese país, y en un momento de desespero del pueblo colombiano, como hoy se siente, se puede dar lo que Dios quiera no pase, no me atrevo ni siquiera a mencionarlo, y después de estar allá montados ya es otro cuento con el fin y el ánimo de mantener el poder.

Usted se opuso al aumento del IVA, ¿qué propone para reactivar la economía?
El presidente César Gaviria, con la apertura económica, bajó aranceles para toda la producción agrícola de otros países, pero no bajó aranceles de insumos de agroquímicos para el sector agropecuario nuestro, en ese escenario se acabó el campo, y así como hace 15 o 16 años se acabó el campo, también a través de una decisión podemos acabar el país, eso en alguna medida responde también la pregunta anterior.

Ahora, sobre esta pregunta, yo lo vengo diciendo: con el nuevo gobierno tenemos que buscar una mirada amplia y generosa al sector agropecuario, Colombia puede vivir tranquilamente del sector agropecuario y del ecoturismo.

¿Qué hay que hacer?
Hoy el producto interno bruto del país depende en un 57% del petróleo y del carbón, y no vamos a abandonar el tema de los combustibles, porque los necesitamos, pero hoy tenemos 26 millones de hectáreas de tierra, en producción seis millones, la mayor riqueza de Colombia son doce millones de campesinos, Colombia tiene 13 millones de pobres y siete millones en pobreza extrema, de esos 20 millones la gran mayoría son campesinos, porque el Gobierno los llevó allí.

¿Cuál es la salida coherente? Vámonos al sector primario de la economía, pero hay que hacer vías terciarias para abarcar esos 20 millones de hectáreas, vivienda con dignidad para el campesino y educación con pertinencia para el sector agropecuario; con cooperativas, para poder comercializar la producción agrícola, y la agroindustria, para transformar la producción y darle un valor agregado, para que la riqueza también quede en manos de los campesinos.

Obviamente, para poder competir con otros sectores se necesitan subsidios en desarrollo tecnológico, en equipamento para el campo, ahí es donde yo veo una oportunidad para Colombia.

“El hambre genera inseguridad”
Si en el próximo periodo en el Congreso pudiera sacar adelante una sola iniciativa suya, ¿cuál sería?
Aquí hay hambre, el hambre genera inseguridad, delincuencia, bandas criminales, destrucción de la unidad familiar, por eso estoy proponiendo reducir la jornada laboral de ocho horas a seis horas para tener cuatro turnos de trabajo, y vincular en el cuarto turno de trabajo a un gran número de colombianos, sin bajar salarios, pero ojo, no le vamos a cargar la responsabilidad a los empresarios, para nada, bajar los impuestos de manera contundente del 68% y el 72% que se encuentran al 30%, porque ese otro 40% es el que se está perdiendo en la corrupción, así generamos empleos, generamos equidad y liberamos recursos de los impuestos que recibe el país para pagar las mesadas pensionales.