febrero 20, 2017

Es un ahorro fijo

Las cesantías, una planeación financiera

Las cesantías son un ahorro invaluable. Fueron creadas principalmente para cubrir a las personas en épocas en las que pueden estar cesantes, y la ley autoriza su uso para otros fines como el de adquisición de vivienda o para educación.

Según las cifras entregadas por Asofondos el 16 de enero del presente año, durante el 2016, los colombianos afiliados a fondos de cesantías retiraron más de $4,5 billones, es decir, 15,9% más con respecto al 2015. Estos dineros fueron utilizados como seguro de desempleo por terminación de contrato, para fines educativos y compra, liberación de deuda o mejoramiento de  vivienda.

El 35,7% se utilizó por terminación de contrato, motivo principal para lo que fueron creadas, lo que las convierte en una oportunidad de ahorro, sin afectar el ingreso periódico de las familias. Por esta razón, hacen parte de la planeación financiera personal, convirtiéndose en un importante capital que le brindará respaldo y opciones  para mejorar la calidad de vida.

En las cesantías se cuenta con un ahorro fijo, que no afecta el flujo de caja  mensual y que con seguridad se convertirá en su mejor aliado para alcanzar las metas o  para enfrentar posibles eventualidades.

Aportar a un fondo de cesantías debe ser visto como un ahorro hecho a través de la vida productiva con el fin de crear un capital que permita tener un respaldo cuando el afiliado realmente lo necesita. No se trata de usarlo para las vacaciones ni cubrir algunos gastos personales o pagos de deudas, etc. Lo más conveniente es mantener los aportes y no hacer retiros, salvo que sea estrictamente necesario.

En caso de no requerirlos, pueden considerarse como un plan de ahorro en el largo plazo.