agosto 08, 2018

Lafourie

Leonardo Medina Patiño

Lo conocí hace algunos años en una temporada taurina. Observábamos en los corrales los encierros que en la tarde saldrían al ruedo.

Hablamos de temas varios y su inteligencia es desbordante, su capacidad de análisis abrumadora. Es un intelectual que conoce palmo a palmo los temas que aborda, con un lenguaje amable que atrapa al interlocutor.

Es un caballero de los que necesita la política actual.

Aceptó prologar un libro mío sobre la “Defensa jurídica de la cultura taurina” y allí dejó registrado que también es buen escritor.

Tiene varios libros publicados y cultiva una columna semanal donde analiza el acontecer nacional y, como se dice, pone los puntos sobre las íes.

Ahora está postulado para el proceso que elegirá al nuevo contralor general de la República, que deja otro caribe como es Edgardo Maya Villazón.

El único, de ese extenso listado de 109 candidatos que podría hacer una mejor gestión en el órgano de control fiscal que la de Maya es José Félix Lafourie.

No puede quedar en mejores manos ese organismo que debe revisar los gastos de lo público, evitar el derroche, sancionar a los que dañan el patrimonio público, a los que burlan la ley para evitar juicios fiscales, que en las de ese caballero que ha venido gestando esa postulación para el bien de la Nación como es, insisto, José Félix Lafourie Rivera.