Febrero 10, 2017

La Trampa

Francois R, Cavard M.

Entre las muchas definiciones que existen para la palabra trampa, el significado que mejor se ajusta para describir lo que apresurada y desesperadamente nos están tratando de hacer ahora el Señor Presidente Santos, las farc y sus simpatizantes a raíz de la contundente derrota que en democracia sufrieran en el plebiscito del pasado 02 de Octubre del 2016, son aquellas que definen trampa como una “infracción maliciosa de las reglas de un juego o de una competición”, y como un “ardid para burlar o perjudicar a alguien”.

Infortunadamente en Colombia hay una cultura a la trampa en todo y cualquier nivel, equivocadísima formación moral que nos está pasando ahora la más grande y costosa de todas las facturas que hemos tenido que pagar puesto que las reglas del juego, las pautas de la competición que maliciosamente se están infringiendo de manera descarada y arrolladora por parte de una soberbia minoría, son nada más y nada menos que aquellas de la democracia y del orden institucional, todo en franca burla e incuantificable perjuicio de un “alguien” conformado por 31.5 millones de colombianos que no apoyamos la suscripción del acuerdo de paz firmado entre el Señor Presidente Santos y las farc después de seis años de negociaciones.

Claro, que pereza estar hablando de lo mismo cinco meses después, cuando en el plano de las estrategias de comunicaciones y de medios el ardid debía tener a ese rebaño de trampeados y despistados enfocados en otras cosas y resignados a que contra esa TRAMPA que nos hicieron ya no se puede hacer nada… Pues no Señores, siempre se va a poder hacer algo porque trampa es trampa, y primero cae un mentiroso antes que un cojo.    

  • juanca2000

    la trampa la ponen siempre los politiqueros y congresistas para poder robar cada vez que les da la gana esos si son tramposos esas ratas

  • Marco Antonio Quesada Vargas

    31.5 millones de colombianos? Ese dato no es de hecho una trampa.