febrero 14, 2018

Requiere acciones permanentes contra el robo, no medidas coyunturales

La tragediadel atraco

El asalto al exconcejal Michel Maya amerita acciones profundas contra el robo, no porque la víctima sea un dirigente político, sino porque el hecho de que lo hayan atracado dos veces en tan solo dos semanas y en el mismo punto de la ciudad, confirma la situación de acoso y peligro a la que están expuestos los caleños.

La reacción solidaria del director de la fundación Chao Racismo, Ray Charrupí, quien pasaba por el sitio del atraco y arrojó su auto contra uno de los delincuentes, confirma que es tal el desespero y la impotencia frente a este fenómeno, que hay ciudadanos dispuestos a correr el riesgo de enfrentar a los atracadores.

Un riesgo bastante alto, pues uno de los dos delincuentes disparó en cuatro oportunidades contra el carro del líder afrodescendiente, que resultó ileso por contar con revestimiento de blindaje.

Pero, ¿cuántos caleños están dispuestos a intervenir en defensa de una víctima de atraco? O, ¿cuántos se transportan en un vehículo blindado? El año pasado 847 personas fueron asesinadas en Colombia en un atraco.

Es claro que la responsabilidad no se le puede trasladar a los ciudadanos y que la ciudad no puede convertirse en un campo de batalla, las autoridades tienen que actuar frente a este flagelo, que no solo azota a Cali sino a los principales centros urbanos del país.

Lo preocupante en el caso de la capital del Valle del Cauca es que hay puntos, como el sitio donde ocurrió el atraco a Michel Maya, en la Carrera 4 con Calle 2, que son reconocidos atracaderos, en los que se podría evitar la acción de los delincuentes con presencia policial.

Ese ejercicio ya se ha hecho con éxito en la ciudad, pero, lamentablemente, han sido acciones pasajeras. Ojalá las medidas que se adopten en esta oportunidad, sean permanentes.

  • Patricia Alvarez Botina

    Hasta que por fin se prenden las alertas, basta con ver en las redes la cantidad de personas que en Cali están informando que han sido víctimas de robos y escopolaminadas.