marzo 07, 2018

El Municipio debería de una vez por todas aumentar el presupuesto

La seguridad, una prioridad

Cali puede recortar recursos en algunos proyectos no fundamentales para destinarlos a la seguridad.

La solicitud de 500 policías adicionales para Cali, hecha por el alcalde Maurice Armitage al presidente Juan Manuel Santos, encarna una de las más sentidas necesidades de Cali, pues ante la compleja situación de seguridad que vive la ciudad es necesario aumentar el pie de fuerza para perseguir a los delincuentes, pero no aumentarlo de manera coyuntural, como ha ocurrido en tantas ocasiones en las que han enviado uniformados de otras ciudades que al cabo de unos días son enviados a apagar incendios en otra parte del país, el refuerzo debe ser permanente.

Es muy importante que por fin las autoridades caleñas hayan aceptado que el tema de la seguridad en la ciudad no es un asunto de percepción, pues esto da pie a acciones como la operación Fortaleza, iniciada hace ya más de una semana, y a solicitudes como la del aumento del pie de fuerza de la Policía.

Siguiendo ese camino, valdría la pena acabar con la dependencia del Gobierno Nacional en lo referente a recursos para la seguridad. Así como Cali pide más policías, también lo hacen otras ciudades. En ese sentido, el Municipio debería de una vez por todas aumentar el presupuesto destinado a este componente.

El presupuesto municipal del año entrante se acercará a los cuatro billones, si al menos el 5% se destinara a la seguridad, Cali tendría los recursos necesarios para invertir en pie de fuerza, inteligencia y tecnología para combatir la delincuencia y muy posiblemente lograría rápidamente una reducción considerable de los índices de la mayoría de los delitos que tanto aquejan a la comunidad.

En el presupuesto municipal hay muchos proyectos no fundamentales que se pueden obviar para priorizar la seguridad, que es esencial para la ciudadanía.