julio 09, 2018

¿Son desmovilizados de las Farc?

La nueva violencia

Poco a poco están reapareciendo formas de violencia supuestamente controladas.

Muy preocupante resulta la información que habla de la presencia de bandas criminales en el Valle del Cauca que citan comerciantes y ganaderos para exigirles pagos a cambio de “seguridad”.

Quien se niega a asistir a estas reuniones, automáticamente recibe amenazas de muerte.

Es poco lo que se conoce hasta el momento sobre estos casos, pero el modus operandi es el mismo que en su momento tuvieron tanto las guerrillas como los paramilitares en el Valle del Cauca, lo que indica la imperiosa necesidad de que las autoridades frenen este fenómeno antes de que se convierta, como sus antecesores, en un mal mayor.

Las denuncias conocidas hasta ahora confirman que en esta fase, que unos llaman posconflicto y otros llaman posacuerdo, están surgiendo actores armados ilegales mucho más complejos que los conocidos hasta el momento, pues, al igual que ocurrió con los grandes carteles del narcotráfico, que fueron reemplazados por estructuras más pequeñas y atomisadas, las agrupaciones armadas al margen de la ley, especialmente las Farc, están siendo reemplazadas por nuevas bandas, diferentes en cada zona, que están aprovechando la ausencia del Estado para reimplantar la ley del monte.

¿Cuántas bandas son? ¿Quiénes las conforman? ¿Son desmovilizados de las Farc? ¿Dónde están? Ojalá las autoridades tengan respuestas para estas preguntas.

Éste y otros fenómenos violentos, como el asesinato de líderes sociales, sugiere que Colombia está recorriendo el mismo camino de países como Guatemala, en donde, tras la firma de acuerdos de paz, la ausencia y falta de acción del Estado permitió la consolidación de nuevos actores criminales y la violencia no se detuvo, simplemente se transformó.

He ahí un gran reto para el nuevo Gobierno Nacional, que tendrá que enfrentar a estos grupos con contundencia antes de que se consoliden.