abril 03, 2013

La importancia de la estrategia competitiva

estrategias-abril-4

Por OSCAR DARIO MONTOYA TORRES
Senior Auditoria
CPAAI CABRERA INTERNATIONAL S.A.

El tener una estrategia es de vital importancia para competir y sobrevivir en un mercado tan eficiente como el actual.  Muchas empresas a nivel mundial han tenido que cambiar para adaptarse a las nuevas tecnologías.

Antes de continuar, es de anotar que existen diversas definiciones de estrategia competitiva; el escritor Michael E. Porter manifiesta que “La estrategia competitiva consiste en desarrollar una amplia fórmula de cómo la empresa va a competir, cuáles deben ser sus objetivos y qué políticas serán necesarias para alcanzar tales objetivos”.

Primordialmente se trata de establecer cómo las compañías atenderán – entre otros – los siguientes desafíos:
– ¿Qué espera obtener en el largo plazo?
– ¿En qué mercados debe competir y qué tipo de actividades se desarrollan en ellos?
– ¿Cómo puede ser la mejor, compitiendo en esos mercados?
– ¿Qué recursos son requeridos para poder competir?
– ¿Qué factores externos afectan su habilidad para competir?
– ¿Cuáles son los valores y expectativas de aquellos que influyen dentro y alrededor del negocio?

En la práctica, todo proceso de desarrollo de la estrategia está compuesto por:

Análisis estratégico: Se asocia al análisis de las fortalezas del negocio y al conocimiento de los factores externos que son importantes y que pueden influir en el posicionamiento de la compañía.

Selección de la estrategia: Este proceso comprende el conocer la naturaleza y expectativas de los clientes y/o usuarios, identificar las opciones estratégicas y a continuación evaluar y seleccionar la mejor.

Implementación estratégica: Cuando ya ha sido analizada y seleccionada una estrategia, se deben adoptar las acciones a nivel organizacional, necesarias para garantizar el logro de los objetivos planteados.

Aspectos importantes
Después de elaborar las distintas alternativas estratégicas, se analiza que sean consistentes con los objetivos y políticas propuestas. Para esto, se deben resolver, entre otros, los siguientes interrogantes:

– ¿Son los objetivos alcanzables?
– ¿Las políticas organizacionales están  orientadas al logro de los objetivos y son coherentes con las demás?
– ¿Los objetivos y políticas consideran las amenazas del sector?
– ¿El sector al cual espera dirigirse la compañía está en capacidad de asimilar las acciones implementadas?
– ¿Las políticas y los objetivos están concatenados con los recursos disponibles?
– ¿Los objetivos son entendibles por los diferentes niveles de la organización?
– ¿Existe suficiente capacidad administrativa para permitir una implantación efectiva?