mayo 15, 2018

Sus condiciones financieras no son las mejores

La hora de Emcali

El plan estratégico es la oportunidad para que todos los actores se pongan de acuerdo por el futuro de la empresa.

Emcali es uno de los mayores patrimonios con los que cuenta el Municipio y al mismo tiempo uno de sus mayores retos, pues sigue siendo la empresa pública más grande del suroccidente colombiano, pero sus condiciones financieras no son las mejores.

Hace pocos días se conocieron los estados financieros y el informe de gestión de 2017, documentos que reportan una pérdida neta de $8.942 millones, y al mismo tiempo se conoció que el sindicato de trabajadores de la empresa, Sintraemcali, respalda el plan estratégico corporativo, en el que trabaja la actual adminstración, con el propósito de trazar el camino a seguir por la compañía en los próximos cinco años.

Esta es una buena señal, pues desde mucho antes de la intervención el entendimiento entre la empresa y los trabajadores a la hora de tomar decisiones estratégicas ha sido muy complejo.

Como la mayoría de los grandes problemas de Cali, las dificultades de la entidad prestadora de servicios públicos no surgieron de un día para otro, sino que son el cúmulo de años de malas decisiones, a la actual administración le ha tocado lidiar con el problema que otros dejaron crecer y el alcalde Maurice Armitage está, como se dice coloquialmente, jugado en la búsqueda de una solución a través del plan estratégico.

En ese sentido, y entendiendo que cada día que pase sin que se realicen los ajustes necesarios corre en contra de la empresa, urge hacer un llamado a todos los actores que inciden en el futuro de Emcali para que rodeen al Alcalde y al gerente de la compañía, Gustavo Jaramillo, en el propósito de sacar adelante este proyecto.

Para la ciudad es clave garantizar la viabilidad de las Empresas Municipales en el largo plazo, para contar con unos servicios públicos óptimos y con una compañía que le genere ingresos al Municipio.