mayo 12, 2017

La Gerencia de emcali

La empresa necesita lograr continuidad en los procesos para salir adelante

Ojalá la llegada de Gustavo Jaramillo a la Gerencia de las Empresas Municipales de Cali, Emcali, represente el inicio de un proceso de largo plazo en la compañía, pues desde hace menos de cuatro años, cuando la Nación le regresó el manejo de la entidad a la administración municipal, han pasado cuatro personas por este cargo, algo, a todas luces, inconveniente para cualquier organización, sobre todo para una de ese tamaño y con tantas complejidades.

La curva de aprendizaje en una empresa del tamaño de Emcali es larga, por más formación y experiencia que tenga quien llegue a manejarla, requiere tiempo para conocer las particularidades de la empresa, pues además de los detalles del negocio como tal, las Empresas Municipales tienen otros dos asuntos que quien la gerencia debe aprender a manejar para lograr avances: los sindicatos, especialmente Sintaremcali, y la clase política.

El atraso en materia de telecomunicaciones, con una competencia agresiva, y las dificultades en el suministro de agua, debido a los problemas de contaminación del río Cauca, que es la principal fuente de abastecimiento de la ciudad, no son temas que se resuelvan de la noche a la mañana, allí es clave una gestión de largo aliento con un gerente y un staff directivo y técnico que puedan generar procesos que permanezcan.

En ese sentido, sería muy importante para la ciudad que se lograra que la Gerencia general de Emcali fuera un cargo que estuviera por encima de los cambios de gobierno, para que se lograra la estabilidad y la especialización que la empresa requiere. En las grandes compañías del sector privado, las cabezas y los cargos claves, que son seleccionados con criterios estrictos, tienen promedios de permanencia superiores a los diez años. Ahí está gran parte de su clave de éxito.