Abril 27, 2015

Mejoran finanzas del Valle

“Hoy Bogotá nos recibe con los brazos abiertos”

Cuando Juan Manuel Obregón llegó a la Secretaría de Hacienda del Valle sabía que la situación financiera del Departamento era complicada pero no tanto como la encontró.

“Cuando íbamos a Bogotá nos cerraban las puertas, éramos los más corruptos, hoy nos reciben con brazos abiertos” afirma el secretario de Hacienda del Valle quien enfatizó que el acuerdo con los acreedores se está cumpliendo sin inconvenientes.

Obregón dialogó con el Diario Occidente sobre las estrategias adelantadas por la actual administración de Ubéimar Delgado para sanear las finanzas departamentales.

¿Cómo encontró las finanzas del departamento?
A la llegada de esta administración en julio de 2012 estábamos ya en un proceso de reestructuración de pasivos. Hasta el 20 de mayo de 2013 cuando se firma el acuerdo con los acreedores fue todo un proceso de negociación y determinación de la deuda del departamento con todos sus acreedores.

¿A cuánto ascendía la deuda en esa época?
En el 2012 se hablaba que la deuda no era más de $290 mil millones. Oh sorpresa cuando hecha toda esta determinación de acreencias el acuerdo se firma por $643 mil millones. Eran más deudas de lo que se había pensado, sobre todo en lo que tenía que ver con entidades públicas, de seguridad social y pensionales.

¿Y de cuánto es hoy?
Se han pagado $308 mil millones. Quedan por pagar $343 mil millones. Ya estamos en casi 50%. A finales de esta administración esperamos llegar a casi los $400 mil millones, dejando pagado casi un 60%.

¿Y la recategorización del departamento?
Todo está dado para que el departamento se categorice en especial para que entre en vigencia en la siguiente administración. Es algo que no vamos a ver.  El presupuesto se montó sobre esa base.

Inversión social
¿Se ha afectado la inversión social?
Muy poco. Los recursos de regalías han apalancado la inversión social y son las inversiones que hoy se están ejecutando o aprobando como el puente de Juanchito, la doble calzada Cali- Yumbo, Cali- Dapa, placa huella de 32 municipios, la vía Riofrío- Trujillo, la entrega de las maquinarias, puentes que estaban en abandono o deterioro. Vivienda se ha apalancado bastante.  En educación está el programa de las aulas digitales y nos hemos tratado de poner al día con todo el pasivo del sector de educación. En el sector salud está toda la reestructuración de la red hospitalaria.

Las estrategias
¿Qué se hizo?
Nos enfocamos en tres acciones. 1- firmar el acuerdo y cumplirlo a cabalidad. 2- se hizo todo un plan de austeridad. Cuando llegamos el indicador de la Ley 617 estaba para un departamento como el Valle del Cauca que debe ser categoría especial no debe sobrepasar el 50% y estaba en 56.4%. Hubo reducción de gastos de funcionamiento que nos llevó a finales del 2012 a terminar con un indicador del 54.6%, por debajo del 55% que es categoría primera en el que nos encontramos hoy. Y 3- el fortalecimiento de los ingresos.

¿Cómo se gestionaron los ingresos?
Cuando llegamos era inexistente una administración tributaria moderna. Entonces se creó la Unidad Administrativa Especial de Rentas, además de una coordinación de gestión documental y una oficina de planeación tributaria. El año pasado presentamos un nuevo estatuto tributario a la Asamblea.

¿Han sido efectivas las medidas?
Hemos tenido victorias tempranas como el aumento de los ingresos. Del 2012 al 2013 el aumento fue del 5.8%, del 2013 al 2014 fue del 11% y nuestra meta en el Plan de Desarrollo Departamental era del 15%.

¿Cuáles son las rentas que más crecieron?
Impuesto al Vehículo que retomamos en el 2013, el Impuesto de Registro, que han mostrado un comportamiento por encima del 14% de incremento. Y Licores y vinos nacionales y extranjeros y cervezas, sifones y refajos.

¿Fue positiva la respuesta del departamento?
Hay una respuesta de los vallecaucanos positiva a un excepticismo que había anteriormente por la falta de institucionalidad, cuatro gobernadores en seis meses. El manejo transparente que hemos dado ha generado confianza en los vallecaucanos.