agosto 01, 2018

‘Frisco’ y El Gato

José David Solís Noguera

Frisco González Reyes, es conocido en los tejados gatunos del humor político caleño como ‘El Gato’, un ‘mamagallista’ que heredó de su padre Francisco González Lorza, no sólo la virtuosidad de una burla inteligente, sino la tarea de mantener la publicación de El Gato, único periódico en Colombia, que con la precaria publicidad que implica la independencia ideológica y política, sigue -en sus 85 años de fundado- maullando opiniones por los tertuliaderos donde naufragan académicos, políticos, pensionados, bebedores anónimos y lagartos públicos.

El Gato, – después del periódico “El Relator” – es el impreso más antiguo de la ciudad y el único que ha sido capaz de aventurar intelectualmente a mucha gente para que critiquen la cosa política tratando de hacer humor.

Frisco, hoy es noticia, no sólo por haber llegado a sus 73 años de vida, sino porque fue aceptado por la Academia de Historia del Valle del Cauca como miembro.

Luis Antonio Cuellar, presidente de la Academia, acertó al postular y distinguir a Frisco, por lo que este hombre ha significado para la historia de la ciudad y por su brillantez académica. Con El Gato, Frisco, ha sabido “lagartear” con su exitosa tinta humorística, permitiéndole arañar en sus páginas a excelsos escritores de esta región del país, como: Alfonso Bonilla Aragón y Phanor Luna.

Hoy, Frisco, sigue fiel a la recomendación que le hizo Felipe Lleras Camargo, en la imprenta del barrio San Nicolás: “El gato debe arañar más no hacer sangrar”.

¡Un orgullo más en los 482 años de nuestra ciudad!