agosto 08, 2018

Recorrieron hasta tres horas de camino

Evacúan menores con desnutrición

A hospitales de El Dovio y Roldanillo fueron trasladados cinco menores de la etnia embera chamí afectados por desnutrición luego que una misión humanitaria enviada por la Gobernación del Valle al cañón de Garrapatas los encontrara con complicaciones de salud.

Tras superar los inconvenientes climáticos y en contra reloj, en un helicóptero MI-17 del Ejército partió este fin de semana una misión humanitaria coordinada por la Gobernación del Valle del Cauca con un objetivo: Llegar al resguardo Cañón Río Garrapatas, en El Dovio, para cumplir con el compromiso de la gobernadora Dilian Francisca Toro de llevar una brigada de especialistas a las comunidades Embera Chamí, principalmente a sus niños.

Se trata de un sitio remoto en la cordillera occidental al que se llega tras media hora de vuelo desde Cartago o después de ocho horas a lomo de mula desde Playa Rica, el punto más cercano a la cabecera municipal de El Dovio.

Hasta allí, se desplazó la secretaria Departamental de Salud, cinco médicas, dos de ellas pediatras, y personal de la Secretaría de Asuntos Étnicos, que, con el apoyo de la alcaldía de El Dovio, el Batallón Vencedores de Cartago y la División Aérea del Ejército, dentro las acciones que adelanta el Gobierno departamental con la comunidad Embera Chamí en razón de la situación nutricional que presentan algunos niños de la zona.

Así lo explicó la secretaria Departamental de Salud, María Cristina Lesmes, durante el recibimiento de la comitiva en el sector de Alto Hermoso.

“Nuestra real razón de estar aquí son los niños, la Gobernadora está preocupada por la salud de sus niños, vinimos por hoy en una jornada con unos médicos pediatras y vinimos exactamente a valorar la condición de los niños porque hemos tenido casos de chicos de ustedes que se han puesto malitos y nosotros entendemos las condiciones que ustedes tiene para salir de aquí y lo que quisiéramos es ubicar los niños que están en peores condiciones para tratar de dejarles remedios nuestros o mirar la posibilidad de sacarlos”, dijo la funcionaria, al reiterar que “lo que estamos buscando es que ningún niño, en ningún lugar del departamento del Valle del Cauca muera sin atención médica y esa es la razón por la que estamos aquí”.

Y es que Alto Hermoso, un centro de encuentro al que se accede después de superar una suerte de trochas y las inclemencias del tiempo, se convirtió en un campamento médico para los indígenas.

Desde Puente Cable, La Capilla, Batetalito y El Lechal, centenares de nativos llegaron para recibir la comitiva de pediatras y médicos generales.

Algunos recorrieron hasta tres horas de camino para compartir sus dolencias con los especialistas.

“Para nosotros qué bien que vinieron con médicamente (sic), para nosotros es muy bueno que vinieran acá”, dijo en un escaso español Nilsa Yagari.

Dora Inés Niasa, quien fue valorada por los galenos, salió contenta. “Me fue muy bien, me despacharon una droguita y le agradezco que llegaron acá”.

Ante la petición de la Secretaría Departamental de Salud para poder adelantar la jornada, las autoridades indígenas y municipales reconocieron el valor de contar con la atención.

Alexánder Arturo Gutiérrez, gobernador del resguardo Río Cañón de Garrapatas, dijo que es muy importante que llegaran en el vuelo, “para mis comunidades y mis niños sería muy interesante lo que están haciendo por parte de la Gobernación y de la Gobernadora, esta buena gestión de velar por la comunidad”.

Uno de sus guardias indígenas aprovechó para agradecer a la delegación de la Gobernadora. “Es un orgullo tener acá gente del Estado, gente que quiere al Valle del Cauca, conocer a los pueblos indígenas distanciados de los pueblos. Esta gestión de la Gobernadora para nosotros es vital que pongan en la mira en este territorio pues van a ver cómo estamos, cómo es el territorio y la comunidad”.

El alcalde de El Dovio, Rodolfo Vidal, agradeció al gobernador del resguardo que permitiera llegar a la misión y “especialmente agradezco a la Gobernadora que ha determinado toda su voluntad para tener el apoyo para atender a los niños de la comunidad”.

Y es que, en terreno, una avanzada de médicos, higienistas orales y promotores de Salud del hospital Santa Lucía de El Dovio, venían preparando el terreno para la atención a esta zona donde habitan en difíciles condiciones unas 250 personas, 64 de ellas niños.

Al final el balance para cinco de los niños fue un diagnóstico reservado por neumonía y problemas relacionados con su situación nutricional.

“Hemos examinado con los pediatras los niños que la brigada médica del hospital Santa Lucía había revisado previamente, hemos encontrado cinco niños que ameritan ser desplazados y con urgencia los vamos a sacar con autorización de sus padres y la cooperación del Gobernador. Además, estamos dejando desparasitada la totalidad de la comunidad y tratamiento médico a algunos niños y nos estamos llevando los que están en más riesgo”, precisó Lesmes.

En medio de la maratónica jornada médica hubo tiempo para la diversión. Los niños recibieron regalos, pañales, ropa y detalles que fueron entregados por la Secretaría de Asuntos Étnicos; también disfrutaron de los juegos y actividades recreativas que llevaron los hombres del batallón Vencedores, al mando del coronel Óscar Amado Pinzón.

Para los niños fue una mañana entre consultas médicas y juegos y para sus padres, la oportunidad de encontrar remedio a sus males.

“Es muy gratificante poder traer estos detalles a los niños fruto de una campaña liderada por la Gobernadora de recolección de juguetes al interior de la Gobernación. Hemos traído nuestro aporte para lograr sacarles una sonrisa a estos niños que tanto lo necesitan”, dijo Maby Yineth Viera, secretaria de Asuntos Étnicos.

Así, se cumplió el compromiso de la Gobernadora de velar por la salud de los indígenas, un compromiso que continuará con el apoyo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, de las madres comunitarias y los maestros para que los pacientes continúen sus tratamientos, mientras una nueva brigada de salud llegará para hacer seguimiento a la salud de esta comunidad indígena.

Desde Alto Hermoso el helicóptero partió, pero esta vez con tres bebés y sus madres para recibir la atención médica necesaria para recuperar su salud.

Para dos niños más el recorrido, por decisión de sus padres, se hizo por tierra rumbo al hospital de Roldanillo.