marzo 02, 2018

En este complejo tema las decisiones se deben basar en el derecho y la medicina

Eutanasia, una decisión individual

El anuncio de un decreto que tiene listo el Ministerio de Salud para reglamentar la aplicación de la eutanasia en Colombia reabrió el debate sobre este tema. Lo que se busca es establecer los protocolos para que los menores de edad con enfermedades terminales, a quienes les queden menos de seis meses de vida, puedan acceder al derecho a morir dignamente. En el caso de los pacientes de 14 años en adelante no se requeriría la autorización de los padres.

La eutanasia es aún un tema inconcluso en colombia, pues aunque desde 1997 la Corte Constitucional declaró que no puede atribuirse responsabilidad penal a los médicos que ayuden a un enfermo terminal a morir dignamente, el Congreso de la República nunca reglamentó el procedimiento, razón por la que en 2014, en un nuevo fallo, el alto tribunal le ordenó al Ministerio de Salud hacerlo.

Lo que ha hecho complejo el tema en nuestro país es el componente religioso, cuando la discusión debería limitarse exclusivamente al ámbito jurídico y al campo médico.

Tan respetable debe ser la posición de quien esté de acuerdo con la eutanasia como de quien no lo esté, al Estado le corresponde simplemente reglamentar el tema y la decisión de acogerse o no a una muerte asistida debe ser exclusiva de quien enfrente una enfermedad terminal, pues es injusto e indolente que la sociedad obligue a un paciente deshauciado a soportar una larga y dolorosa agonía, como también lo sería aplicarle la eutanasia a alguien que prefiera soportar las dolencias de una enfermedad terminal hasta que la muerte llegue de manera natural.