marzo 13, 2017

Estabilidad vs felicidad

Para que a uno le vaya bien debe trabajar en lo que le gusta. Miles de veces hemos oído que para triunfar debemos dedicarnos a aquello que realmente nos apasiona. Nuestra sabiduría interior nos lo grita desde lo profundo, la vida nos lo muestra en señales diarias. Lo vemos en la calle, a través de la gente que triunfa en carreras impensables, y que lo único que en algún momento hizo bien, fue seguir su corazón.

Si todo apunta a que seguir tercamente tu pasión, al final dará resultados ¿Por qué la mayoría de la gente sigue escogiendo profesiones bajo un criterio distinto?, ¿Por qué los hospitales siguen llenos de gente, que en su lecho de muerte, se arrepiente de no haber seguido su corazón? Es muy simple. Por qué la incertidumbre es derrotada por la estabilidad. Al elegir una carrera que es “segura” y obtener “estabilidad” recibimos una fantástica dosis de tranquilidad, es decir, que recibimos un soborno personal que nos distrae de lo que en el fondo queremos hacer de nuestras vidas.

Larry Smith, profesor de Economía de la Universidad de Waterloo y asesor en Emprendimiento nos dice “La mayoría de la gente, en temas de su profesión, encontrara una excusa para no hacer lo que sabe que debe” Las excusa más común es pensar que es muy difícil hacer dinero con aquello que nos apasiona, excusa que lastimosamente seguimos alimentando los padres al querer influir en la carrera que escogen nuestros hijos.

La clave esta en escoger la felicidad por encima de la estabilidad. Es un asunto de dejar de “inyectarse” tranquilidad temporal y aplicarse dosis diarias de lealtad personal