abril 17, 2018

Encrucijadas por captura de Santrich

Wilson Ruiz

El acuerdo de paz no era un salvoconducto para que los desmovilizados de las Farc continuaran cometiendo actos ilegales y eso quedó claro con la captura de Jesús Santrich.

Las acusaciones de la Fiscalía ponen en un punto crítico el proceso de paz y dejan muchos interrogantes que tienen que ser dilucidados en los próximos días. El primero que se debe considerar es si la curul que quedará en la Cámara de Representantes tendrá el mismo tratamiento que otorga la ley para las sanciones de la silla vacía y la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común no podrá reemplazarlo por otro nombre del partido.

La ley es clara y en caso de que se compruebe su participación en envíos de cocaína a los Estados Unidos, debe perder todos los beneficios obtenidos en el proceso y de esta manera tampoco sería reemplazada esa curul.

Otro aspecto que el Estado colombiano deberá atender, es el posible fortalecimiento de la disidencia de las Farc. El gran temor de las Farc siempre fue la extradición, por eso buscaron blindarse frente a esa figura. Ese temor renace con el caso Santrich, pero no hay que perder de vista que si se logra comprobar su responsabilidad en narcotráfico, se sale de la esfera del proceso de paz.

Habrá que esperar el pronunciamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz y la Corte Suprema de Justicia frente a su probable extradición, al igual que la posibilidad de que más personas estén involucradas en estos hechos, lo cual sería un golpe mortal para un debilitado proceso de paz.