mayo 14, 2018

Tuluá, ciudad de sorpresas

En el corazón del Valle

Fotos de Carlos Chavarro

Tuluá es un municipio que guarda muchas sorpresas tanto a visitantes como a quienes viven en esta localidad.

Por eso, recorrer el casco urbano y la zona rural ofrece muchas sensaciones cada que se explora su cultura, su desarrollo, su medio ambiente, sus tradiciones, su esencia de ser una encrucijadapor estar en el corazón del Valle.

No deje de visitar Tuluá y recorrer todos sus rincones, una ciudad con todo su sentir vallecaucano.

¿Qué hacer?
Tuluá es una ciudad que crece, en sus calles se siente la pujanza del vallecaucano y el deseo de salir adelante de una urbe con mucho por mostrar.

El recorrido por Tuluá usted lo puede comenzar desde la histórica Plaza de Boyacá, alrededor de la cual ha crecido la población, donde los tulueños van a descansar y disfrutar del encuentro con los amigos.

Al frente está la tradicional iglesia San Bartolomé, patrono de la localidad.

No deje de visitar el comercio, uno de los más pujantes del Valle del Cauca y luego pase por el lago Chilicote, un lago urbano artificial construido en 1945, el cual se ha convertido en refugio de las garzas.

Está también para recorrer y disfrutar el Parque Lineal Juan María Céspedes.

A la salida al sur de la ciudad está el Parque Sarmiento Lora con piscina para niños y su piscina semi-olímpica para adultos.

También está el Parque de la Guadua con sus cultivos de guadua, bambú, heliconias y flores exóticas, como también senderos, cascadas y piscina natural.

Visite el Jardín Botánico Juan María Céspedes en el corregimiento de Mate-guadua, un ejemplo de bosque seco tropical, donde puede observar infinidad de especies vegetales, de aves y mariposas.

Y está también la cascada La Arenosa, con sus arenas blancas y agua helada donde se puede practicar rapell y rafting.

Mucho más hacia la cordillera Central está el Parque Nacional Natural Las Hermosas, en límites con el Tolima, con su variedad de flora y fauna protegida.

Están también la capilla del Ingenio San Carlos, de arquitectura colonial, ubicada en el primer trapiche que tuvo el ingenio, y la Capilla del Santo Aparecido, que hace parte de la Ruta Religiosa del Valle del Cauca. Entre Tuluá y el corregimiento de La Marina, los visitantes pueden disfrutar de la más variada gastronomía vallecaucana en los restaurantes ubicados a lo largo de este corredor.

Cómo llegar
El municipio de Tuluá se encuentra a 100 kilómetros de Cali  en el centro del departamento del Valle del Cauca.

A esta localidad  se llega desde la capital del Valle por la carretera Panamericana, tomando por la recta Cali- Palmira, o se puede llegar por la vía Panorama, para luego tomar la vía Mediacanoa- Buga y de allí por la Panamericana.

Por el norte se puede llegar desde Tuluá por la carretera Panamericana y por el oeste desde Riofrío y la Troncal del Pacífico.

Historia
Las investigaciones sobre el pasado de Tuluá indican que este territorio estuvo poblado hacia el año 1.300 después de Cristo por pueblos pijaos.

La ciudad se fundó en dos ocasiones, la primera el 24 de agosto de 1639 cuando se ofreció la población a San Bartolomé Apostol, luego que  Juan de Lemos instaló en la zona un hato para aprovisionar de comida a las tropas conquistadoras.

La segunda fue en 1875 cuando se traza en su actual posición la Plaza de Boyacá y se construye la iglesia de San Bartolomé.

Se convirtió en municipio en 1910 luego de la separación del Valle del vecino departamento del Cauca.

Ficha técnica
Tuluá tiene una extensión de 910.55 kilómetros cuadrados.

Limita al norte con los municipios de Andalucía y Bugalagrande, al sur con los municipios de Buga y San Pedro, al Occidente con el municipio de Riofrío, y al oriente con los municipios de Sevilla en el Valle y Chaparral en el Tolima.

Está a una altitud media de 960 metros sobre el nivel del mar y tiene una temperatura media de 24 a 27 grados centígrados.

Según el censo de 2015 San Pedro cuenta con más de 216 mil habitantes.

El municipio está ubicado en el centro del Valle, junto al río Cauca con territorio plano y montañoso en la cordillera Central.

Su economía se basa en la agricultura, ganadería y minería y cuenta con una intensa actividad cultural.