marzo 08, 2018

¿Cuáles son las brechas que tenemos como sociedad?

En búsqueda de la equidad de género

El acceso a la educación, el libre manejo de sus bienes y el derecho al voto, han sido tres pasos claves en la variación del papel de la mujer en la sociedad que ha pasado a desempeñar importantes roles.

Alcances
En Colombia, en 1932 la Ley 28 (conocida como la ley de emancipación económica de la mujer), les otorgó el manejo de sus propios bienes y el reconocimiento de sus derechos civiles.

En 1954 se admitió el derecho al voto femenino, mediante el acto legislativo número tres. Bajo el Decreto 0247 de 1957 se convocó la participación de hombre y mujeres, mayores de 21 años, a aprobar o improbar una reforma constitucional de catorce artículos.

En 1972 fue expedido el decreto que les dio plena participación a la educación universitaria, dado a Ofelia Uribe y Cleotilda García.

Conmemoración
La disputa por la equidad de género ha estado encabezada por las mujeres en el mundo, quienes históricamente, pese a que han venido incursionando en cargos relevantes para la sociedad, han estado en un nivel inferior en el ámbito económico, por ejemplo.

En 1857 un grupo de obreras textiles encabezaron una huelga para exigir mejores condiciones laborales: reducción de las 12 horas de trabajo e igualdad de salarios, sin embargo, fueron incineradas al interior de la fábrica de Nueva York donde se desempeñaban.

Es así como en 1975, bajo la consigna “Igualdad, desarrollo y paz”, la Organización de las Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora o Día Internacional de la Mujer.

A raíz de esta conmemoración, el Diario Occidente le preguntó a varias mujeres, que asumen diferentes roles en la sociedad caleña, ¿cuáles son las brechas que tenemos como sociedad para lograr la equidad de género?

Brecha salarial
Ana Carolina Quijano, subsecretaria de Equidad de Género de Cali, considera que “inicialmente tenemos que pensar en unas brechas nacionales y yo diría mundiales. Por ejemplo, el tema de la brecha salarial que tenemos las mujeres en comparación con los hombres, desempeñándonos en los mismos cargos, que es aproximadamente del 30%, dependiendo de los deberes. E históricamente sobre nosotras ha recaído el cuidado del hogar y de la casa y eso tiene unas consecuencias; no significa esto que no se deba hacer, sí se debe hacer, pero compartiéndolo de forma equitativa”.

Subvaloración
La subvaloración con relación a la capidad laboral también ha sido considerada una brecha en la lucha por la equidad de género, “lo cual la hace víctima del desempleo o de la explotación laboral con muy bajos índices de remuneración salarial, viéndose ésta obligada a sobrecargarse de trabajo para poder suplir sus necesidades básicas o incluso a ejercer labores indignas, como en el caso de la prostitución”, manifestó la diputada Martha Vélez, vicepresidenta de la comisión de mujer de la Asamblea del Valle.

“Existen dos escenarios: uno a nivel de célula o familia, donde el machismo reduce a su mínima expresión a la mujer, víctima de violencia física, emocional y sexual, quien en el peor de los casos llega a verse anulada, incluso, como persona”, acotó la Diputada.

Voces
Lizeth Becerra: Tal vez que se cree todavía en el machismo y se cree que la mujer no puede realizar trabajos que realizarían los hombres.

Carmen Giraldo: Pienso que el machismo, a nivel mundial. Aquí en Cali desafortunadamente, a parte del machismo, está todo lo que es la rosca de la sociedad que está limitando todo lo que es la parte de la mujer. Nos estamos capacitando y estamos saliendo adelante, pero siempre estamos delegadas.

Luz Carina Meza: Pienso que lo que nos ha impedido lograr la equidad de género es en parte la cultura que hace que incentivemos el machismo y eso se ve más reflejado en las mujeres, ¿sabes? Porque en el caso de mi madre, por ejemplo, le preguntamos por qué mi hermano no puede ayudar en la casa y responde que porque él es hombre, entonces nosotras mismas incentivamos el machismo, a veces no son ni siquiera los hombres.

Viviana Murillo: La cultura colombiana todavía es muy machista, tanto del lado del hombre como del de la mujer. Está en las nuevas generaciones sentar el nuevo precedente.

Amanda Betancourt: Creo que es la falta de comprensión y de aprecio hacia las mujeres. Pienso que las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres y deben darnos las mismas oportunidades en todos los campos.

Daneli Ocampo: Considero que el machismo. Los hombres no dejan que la mujer salga adelante y quieren ser más y quieren coger a una mujer solamente para la casa, no tienen libertad, el hombre sí. No debería ser así porque si la mujer también trabaja debe tener los mismos derechos.