diciembre 18, 2017

Empezó la campaña

El Valle tienen que asumir el reto de derrotar la abstención.

El cierre de las inscripciones de los candidatos al Congreso de la República marca el inicio de la campaña, un tema demasiado importante, pero aún anónimo para el grueso de la ciudadanía, que ya está en modo navidad.

Para el Valle del Cauca las elecciones legislativas, que se realizarán el próximo 11 de marzo, tienen especial importancia, pues al departamento no le ha ido bien durante los siete largos años del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y, por lo tanto, es necesario elegir una bancada fuerte que, sea quien sea el próximo Jefe de Estado, esté en capacidad de reclamarle a la Nación las inversiones y el acompañamiento necesarios para los 42 municipios.

Podrán decir que es muy pronto para pedirle a los ciudadanos que escuchen a los candidatos y estudien sus hojas de vida, sus compañías y sus propuestas, pero con los antecedentes abstencionistas del Valle del Cauca, es necesario no solo visibilizar el tema si no también reiterarlo de manera permanente, para que la gente entienda la importancia de este proceso electoral y la gran responsabilidad que tiene al elegir a los congresistas.

El trabajo pedagógico que se requiere debe ir enfocado en dos puntos: el primero, que los vallecaucanos voten, y, el segundo, que elijan bien.

En las elecciones legislativas de 2014 sólo el 37,68% de los vallecaucanos habilitados ejerció su derecho al voto. Esta cifra evidencia el bajo compromiso de los habitantes del departamento frente a la participación ciudadana, y si bien hay razones históricas que explican esta apatía frente a lo electoral, no se pueden seguir validando como justificación, por el contrario, es necesario recalcar que la única forma de lograr la depuración que se requiere en la clase política es a partir de la participación masiva en las elecciones.