marzo 09, 2018

Elecciones de marzo – Consideraciones III

François R. Cavard M.

Por razones de forma muy diferentes -más no de fondo- es un hecho incontrovertible que como sucediera en los comicios presidenciales del 2002, las elecciones legislativas a celebrarse pasado mañana no admiten posturas tibias:

La Colombia sensata se debe pronunciar de manera contundente para exigir no solo el respeto por la memoria y los derechos de las víctimas de los narcoterroristas reclutadores de menores de edad con fines sexuales y criminales farc, sino también en defensa de nuestra institucionalidad.

La conformación de nuestro próximo Congreso debe ser la segunda derrota electoral que padezcan, tanto los infames y hasta ahora impunes narcoterroristas de las farc, así como sus simpatizantes y sus encubridores, a saber y entre otros, ese presidente de transición, esa tal unidad nacional, esos corruptos y sesgados togados, y los arrodillados medios de comunicación.

Este 11 de marzo Colombia se pronunciará en uno de dos sentidos: A favor de la ilegal y soterrada imposición del fracasado modelo comunista, para cohonestar la burla al resultado del plebiscito, y para apoyar la impunidad que se le quiere dar a la izquierda colombiana comunista narcoterrorista… O Colombia se pronunciará para honrar nuestros valores e institucionalidad, para exigir el respeto de la voluntad del constituyente primario que claramente dijo No a la implementación de ese acuerdo de paz, y a favor de aplicar justica terrenal severa y ejemplar a criminales de lesa humanidad.

Aunque su forma cambió, el fondo de la amenaza narcoterrorista es el mismo que aquel del 2002… Lo bueno es que no admite duda que para el Centro Democrático, como en el 2002, ¡Primero Colombia!