mayo 30, 2018

Es valioso el primer paso dado entre los alcaldes de Cali y Jamundí

El MIO, entre Cali y Jamundí

Hay que persistir en la integración entre la capital del Valle y los municipios vecinos.

Las conversaciones entre los alcaldes de Cali y Jamundí, Maurice Armitage y Edgar Yandy, encaminadas a ampliar la cobertura del MIO hasta el municipio vecino, son una muy buena noticia para las miles de personas que a diario se mueven entre ambas localidades y deben pagar dos pasajes de ida y dos de regreso, ante la falta de un sistema de transporte integrado que les permita reducir costos y tiempo.

Cali debe apostarle a la integración en muchos aspectos con Candelaria, Jamundí, Palmira y Yumbo, municipios con los que tarde o temprano conformará una gran conurbación, y debe hacerlo desde ya, para tener el tiempo suficiente de planificarlo y ejecutarlo de la mejor manera.

Si estas cinco localidades esperan hasta que sus límites naturales desaparezcan para que sus administraciones actúen de manera conjunta, vivirán un gran caos.

Por eso es valioso el primer paso dado entre los alcaldes de Cali y Jamundí en el tema del transporte masivo.

Allí es importante tener claro que no será un tema fácil, pues como lo ha demostrado la experiencia del MIO, la sostenibilidad financiera y la calidad del servicio, especialmente su frecuencia, son requisitos indispensables para que un proyecto de estos salga adelante.

En ese sentido, es fundamental comprometer al próximo presidente de la República con el respaldo a esta iniciativa y al tren de cercanías, pues tanto la extensión del MIO a municipios vecinos como la puesta en funcionamiento de un sistema sobre rieles debe concebirse desde ya como un sistema subsidiado.

La falta de un sistema integrado y eficiente afecta la calidad de vida y la economía de quienes viven en Jamundí y estudian o trabajan en Cali, por eso vale la pena explorar alternativas, pero sin solucionar primero el problema interno de transporte de Cali, será imposible.