julio 12, 2018

Un emprendimiento familiar con mucho futuro

El jardín de Nela, la magia de las suculentas

Nela Fernanda Pinzón, no es una madre como cualquier otra. Ella es una mujer emprendedora que un día dejo los temores a un lado para desarrollar un negocio que le permitiera abandonar la dependencia de un empleo y pasar al valiente plano de las empresarias que deben distribuir su tiempo entre sus hijos y su negocio.

Comenzó comprando suculentas, esas plantas que viven en zonas áridas y que para sobrevivir en esos terrenos donde escasea el agua han sabido adaptarse, a través de los años, acumulando líquido en sus hojas y tallos.

Con mucha creatividad pero sobretodo con las ganas de empezar a forjar lo que sería su futuro, Nela fue decorando una a una las materas de cada una de las suculentas que en ese momento le compraba a una amiga y las convertía en hermosos detalles o recordatorios para fechas especiales.

El negocio fue creciendo y los clientes apareciendo, así que era hora de tener invernadero propio lo que se convirtió en otro sueño hecho realidad.

Con él llegó la certeza de que ya era una empresaria, una luchadora, una mujer empoderada a la que llegar a este punto no le fue fácil.

“Hace cuatro años cuando comencé no tenía carro y si muchas distancias por recorrer pues tenía que ir de un municipio a otro en bus, llena de cajas y con todas las incomodidades que terminan siendo el motor para saber a día de hoy que tanto esfuerzo valió la pena” asegura Nela.

Y es que así nacen los grandes, de las dificultades, de la superación de obstáculos y de las ganas de hacer tejido social y empresarial.

Hoy el Jardín de Nela está en las fiestas de cumpleaños, primeras comuniones, matrimonios, homenajes, en los bouquets para novias, boutoniers y centros de mesa, así como en todo evento que necesite de la belleza de la naturaleza hecha arte. Su empresa se basa en plantas personalizadas, cactus, suculentas y diseños de jardines.

Los hijos y sus regalos
Muchas veces desconocemos esos pequeños momentos que pueden cambiar la vida y el nacimiento hace 20 años de la primera hija de Nela, marcaría un nuevo camino para lo que hoy es su empresa familiar, es decir la pequeña traia una sorpresa para mamá debajo del brazo.

“Cuando quede embarazada de mi hija, hace 20 años, mi mamá nos preparó un anti pasto delicioso y fue tan exitoso que cada vez que había una celebración lo preparaba y era el protagonista de la fiesta. Ante el pedido de quienes lo probaban decidí aprovechar esta receta familiar y venderla convirtiéndola en lo que ahora es “El huerto de Nela” una idea de negocio a través de la cual se comercializan tres productos: el anti pasto mediterráneo, pico de gallo y gaucamole, todos en presentaciones individuales. Empresa que desde que se creo ha venido creciendo al lado del Jardín sólo por redes sociales y el voz a voz.

Con sedes virtuales que atienden tres ciudades: Cali, Bogotá y Medellín, el Huerto y el Jardín de Nela esperan a futuro ser un punto de capacitación para madres cabeza de familia que puedan lograr sus metas a través de esta línea de negocio.

Además de ya tener un nuevo hijo rodando pues de la mano de su hija, Nela está en el desarrollo de fiestas infantiles temáticas en torno a las suculentas para que los niños desde pequeños quieran y amen su medio ambiente, su naturaleza.

Como dato final el Jardín de Nela dona en los meses de septiembre y octubre parte de sus ventas a la Fundación Unicáncer en el marco de la campaña de prevención del cáncer de mama.

Facebook: JardindeNela
Instagram: El_Jardín_De_Nela