julio 03, 2018

Alrededor del equipo tricolor se olvidan las diferencias

El gran valor de la Selección

Ojalá el país tuviera más proyectos que lo unieran en medio de la diferencia.

En un país que cae tan fácil en divisiones y confrontaciones intestinas, el papel unificador que juega la Selección Colombia es de un valor incalculable.

Basta ver cómo alrededor del equipo tricolor se olvidan las diferencias y el país entero celebra y sufre junto a sus futbolistas.

Por eso ahora que finalizó la participación de Colombia en el Mundial de Rusia no queda más que agradecer el esfuerzo de cada uno de los integrantes del equipo, que lo dejaron todo hasta último minuto en la cancha, dándole al país una lección de esfuerzo.

Las historias individuales de nuestros futbolistas son ejemplos para un país que necesita referentes positivos, sobre todo para las nuevas generaciones.

Yerry Mina, el goleador colombiano en este Mundial, es el protagonista de una historia de superación en la que su origen humilde no fue una excusa para tomar el mal camino, sino que, por el contrario, fue su motivación para salir adelante.

Y así cada uno de sus compañeros también tiene lecciones de las que Colombia puede aprender, como Radamel Falcao García, que tras perderse el Mundial de Brasil 2014 superó todo tipo de complicaciones y con una fuerza de voluntad y una disciplina admirables cumplió su sueño de estar en el máximo certamen del fútbol.

Los futbolistas colombianos son ejemplo de humildad, además de no olvidar su origen, la mayoría de ellos impulsan grandes labores sociales que abren oportunidades para otras personas.

Su opinión es muy importante para nosotros, lo invitamos a participar:

 

Por eso la mejor manera de corresponder al esfuerzo del equipo tricolor es, además de apoyarlo cada vez que sale a la cancha, replicando los ejemplos de dedicación, perseverancia, disciplina, entrega y capacidad de unión que le da al país.