mayo 06, 2017

El estrés de las ciudades

Es necesario que las autoridades presten mayor atención a la salud mental

Esta semana se puso al servicio en Cali una línea telefónica de atención sicológica (106) para prestar ayuda a las personas que presenten algún trastorno y requieran ayuda profesional.  Se trata de una muy buena noticia, pues las cifras indican que la salud mental de los caleños requiere mayor y mejor atención: cerca de 124 mil personas fueron atendidas en la capital del Valle del Cauca el año anterior con trastornos neuróticos, de ellas 81.740 fueron casos de ansiedad y depresión, 15.725 fueron casos de trastornos de adaptación y 13.895  por ansiedad generalizada.

Si bien esta línea es oportuna, es necesario que además de atender a quienes presenten algún problema de salud mental, las autoridades piensen qué pueden hacer pare evitar que este tipo de casos aumente.

La vida en los grandes centros urbanos, como Cali, no es fácil, tiene muchas complejidades, por eso es muy importante que quienes los administran identifiquen los factores a su alcance que pueden deteriorar la salud mental de sus habitantes para corregirlos y que piensen además qué obras o proyectos deben emprender para que la gente viva mejor.

El estrés que producen un transporte público deficiente y una movilidad caótica, el miedo y la prevención con los que salen las personas a la calle debido a una elevada percepción de inseguridad, son factores que inciden en la calidad de vida y cuyas soluciones están en manos de los administradores públicos, así como la construcción de suficientes espacios acondicionados para el deporte y el sano esparcimiento.

Si en medio de la presión de la vida moderna las personas tienen ciudades más amables para vivir, su salud mental será mejor y muchos problemas derivados de la agresividad que produce el estrés se reducirán.