abril 17, 2018

Son muchas capturas por presuntos hechos

El desafío de la corrupción

¿Hay ahora más corrupción en el Valle o las autoridades están siendo más efectivas en la lucha contra este flagelo?

En medio de la desesperanza y la desilusión que producen en la ciudadanía hechos como la captura del alcalde de Buenaventura, Eliécer Arboleda, quien junto a otras nueve personas, en su mayoría miembros de la administración distrital, es investigado por el presunto delito de peculado por apropiación agravado, una serie de procesos indican que la lucha contra la corrupción pública se ha intensificado en el Valle del Cauca.

Hace menos de dos semanas fue capturada la Alcaldesa del municipio de La Cumbre, Blanca Liliana Montoya, contra quien se sigue una investigación por el supuesto delito de concusión.

El mes pasado fue recapturada la diputada Marta Velez, investigada por la supuesta apropiación de $10.939 millones cuando fue funcionaria de la Alcaldía de Cartago.

También en ese municipio, en agosto, fue privada de la libertad la madre del alcalde Carlos Andrés Londoño, Jesusita Zabala de Londoño, investigada por direccionamiento de contratos.

A la lista se debe agregar el caso de Jamundí, donde hace un par de días se realizaron elecciones atípicas porque Manuel Santos Carrillo, alcalde elegido para el periodo 2016-2019 se entregó a la Fiscalía en noviembre pasado dentro de un proceso por contratación irregular.

Son muchas capturas por presuntos hechos de corrupción en muy poco tiempo en el departamento, que llevan a preguntar si la corrupción es del tamaño que se percibe, es mayor o, por el contrario, los organismos de control han ganado efectividad frente a este flagelo. Ojalá esa sea la respuesta correcta.

Además de la acción oportuna de las autoridades, es muy importante que, en los casos en los que se determinen culpabilidades, la ciudadanía tenga la capacidad de imponer una sanción social, porque si sigue votando por los mismos de siempre, de nada valdrán las capturas.