diciembre 19, 2016

El Congreso, un convidado de piedra

Las mayorías del Congreso renunciaron a sus facultades y ahora tendrán que aprobar leyes sin poder modificarlas

Por más que trate de disfrazarse el tema con explicaciones rebuscadas, el Congreso de la República será un convidado de piedra en el fast track. Bajo esta figura, que permitirá el trámite de manera abreviada del paquete de iniciativas legislativas ligadas al acuerdo de paz con las Farc, los legisladores renunciarán a sus facultades, pues tendrán que aprobar leyes diseñadas por el Gobierno y las Farc sin opción de modificarlas, no podrán quitarles ni agregarles siquiera una coma, porque ellos mismos, cuando aprobaron el acto legislativo para la paz, así lo aceptaron.

¿Qué llevó a la mayoría de los congresistas colombianos a estar de acuerdo con semejante despropósito? Sin duda, unos lo hicieron ilusionados por el sueño de la paz y otros movidos por la mermelada, pero unos y otros, tanto quienes lo hicieron de buena fe, como quienes definieron su voto por puestos y contratos, cometieron un grave error, pues renunciaron a su facultad de legislar en un tema tan importante y se la entregaron al Gobierno y a la guerrilla.

Ahora los congresistas deberán aprobar a toda velocidad leyes tan trascendentales como la que dejará con derechos políticos y sin cárcel a los autores de crímenes atroces, habrá menos tiempo para debatir, y así se debata, esto de nada servirá porque los textos no se pueden tocar, simplemente se aprueban o se reprueban, y como quedó claro en la votación en la que se refrendó el acuerdo con las Farc, la mayoría vota como el Gobierno lo diga. Por eso, en esta fase, el Congreso será un convidado de piedra.