marzo 09, 2017

El aeropuerto, una gran oportunidad

El Bonilla Aragón tiene ahora porte internacional. Construirle una segunda pista lo convertiría en el primer aeropuerto del país.

Las obras de ampliación y remodelación del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, que fueron inauguradas ayer, constituyen no solo un motivo de orgullo para los caleños y vallecaucanos, que ahora tienen una terminal aérea moderna, sino una gran oportunidad.

Por sus condiciones geográficas y climatológicas, no hay un aeropuerto mejor ubicado en el país que el Alfonso Bonilla Aragón, al sumar a estas características naturales la nueva infraestructura, que permitirá tener más aviones en plataforma y brindar mayor comodidad a los pasajeros, con los estándares de un terminal internacional, es hora de pensar en el aeropuerto de Cali como el punto de conexión de Colombia con el exterior.

El Dorado, en Bogotá, además de las malas condiciones climáticas, que frecuentemente obligan cierres que afectan el flujo aéreo nacional, está colapsado, y Cali es la alternativa. El aeropuerto de Palmaseca tiene capacidad de sobra para recibir al menos todos los vuelos que vienen del sur del continente.

Mientras otras ciudades como Cartagena y Manizales están en busca de terrenos para trasladar sus aeropuertos, porque se quedaron pequeños, el Alfonso Bonilla Aragón puede seguir creciendo, por eso es tan importante insistir en la construcción de la segunda pista, para consolidarlo como el primer terminal aéreo internacional del país.

Las fuerzas vivas del Valle del Cauca deben apostarle a este gran proyecto, que además consolidaría a la ciudad y a la región como destinos turísticos y contribuiría a consolidar a Cali como la capital de la Alianza del Pacífico.