marzo 13, 2017

Efectos del Neopopulismo

Alberto Ramos Garbiras

El neopopulismo nacionalista de los derechistas desconoce la universalidad ganada por los Derechos Humanos, declarados patrimonio de la humanidad y sostén principal de la arquitectura jurídica de la ONU, aplicando una lógica jurídica mundializada después de los momentos históricos más trágicos: la sumatoria de todas las guerras medievales, los conflictos del siglo XIX, y las dos guerras mundiales.

La ONU debe resolverle las posiciones erradas a los xenófobos acerca del sistema vigente de protección a los refugiados, de cómo tratar el problema de las migraciones (generadas por el hambre, la pobreza y las exclusiones laborales), de la necesaria atención a los desplazados climáticos afectados por los desastres del calentamiento global, y el espantamiento de poblaciones creado por el terrorismo global. Las cuatro formas de movilización interestatal de personas, son asuntos diferentes.

El neopopulismo europeo , alebrestado por el mal ejemplo de Donald Trump, busca despertar pasiones religiosas, nacionalistas, de superioridad étnica, proteccionistas de mercados internos, etc., para mover las simpatías rápidas por el líder que atiza esas pasiones, sin que tampoco tenga las soluciones reales.

A los miembros de la Unión Europea también les llegó la hora de redefinir las instituciones democráticas para que puedan satisfacer las necesidades de la gente y se expanda la justicia social. Si en cada Estado se incumple o no se proponen políticas públicas de bienestar extendido, sino se frenan los gastos suntuarios y no controlan la corrupción absorbiendo ésta el presupuesto de la nación, y sin modernizar las instituciones, allí brotará alguna forma de populismo. Es la hora de parar el desmonte progresivo del estado del bienestar.