junio 06, 2018

Duque, presidente

Hebert Celín

Como todo parece indicar el próximo 17 de junio Iván Duque será proclamado presidente de Colombia, debo destacar la impecable campaña diseñada para llevarlo a la primera magistratura del Estado: un hombre joven, con un discurso renovador, con un talante conciliador.

A pesar de estar rodeado de algunos copartidarios muy radicales, Duque ha sabido desmarcarse de algunas intervenciones polémicas del expresidente Uribe, y aunque todos sabemos que es el hombre de confianza de Uribe, también se muestra con cierto grado de independencia, lo que le brinda la oportunidad de acercarse a una parte del electorado que no comparte las tesis del expresidente, pero que ven en Duque un hombre con criterio y capacidad de tomar decisiones.

Las apuestas por el desarrollo de la economía naranja y el emprendimiento le dan a su discurso un aire moderno y lo ponen en sintonía con la generación de los Millennials, jóvenes nacidos en los 80 y 90 que tienen una forma diferente de ver el mundo, nativos digitales, que necesitan políticas públicas que les permitan desarrollar todo el potencial que tienen para brindarle al país en muchos campos para los cuales se han preparado.

Sin duda la alta votación del pasado 27 de mayo se debe a que muchos jóvenes decidieron apostarle a un cambio en la política colombiana, desde su espectro político.

Esperemos que esta segunda vuelta esté rodeada de las garantías para que los colombianos salgamos a expresar libremente el tipo de país que queremos construir en los próximos años y que, como sucedió en la primera vuelta, Iván Duque obtenga la mayoría, porque es la mejor opción para el país.