junio 04, 2018

La venta de droga en escuelas y colegios de Cali es una realidad

Droga en los colegios, la gran amenaza

La sociedad unida, con autoridades y padres de familia a la cabeza, debe priorizar la lucha contra este flagelo.

La venta de droga en escuelas y colegios de Cali es una realidad preocupante y creciente.

La atomización de este negocio ilegal, lo que se conoce como microtráfico, ha llevado a los comercializadores de este tipo de sustancias, que buscan nuevos mercados, a cometer el peor de los crímenes: inducir a niños y adolescentes a la drogradicción.

Estos delincuentes regalan las primeras dosis, a manera de prueba, con la certeza de que el poder adictivo les generará nuevos clientes, sin pensar en el daño que les causan a estos jóvenes, a sus familias y a la sociedad.

La lucha contra este fenómeno debe ser prioritaria, o en un corto plazo la ciudad estará llena de jóvenes consumidores, con todo lo que ello implica en materia de salud pública y de seguridad.

En ese sentido, es necesaria una mayor presencia de las autoridades alrededor de los centros educativos y también adentro.

Aquí la propuesta del policía escolar cobra especial validez.

También es necesario revisar el impacto que la dosis personal ha tenido en este fenómeno, pues facilita el porte de droga a quienes la venden en pequeñas cantidades.

El reto, desde luego, no es solo para las autoridades, que deben ser más efectivas en la lucha contra este flagelo, la responsabilidad es para la sociedad en general, que no puede dejar que sus nuevas generaciones se pierdan en la droga.

Aquí las instituciones eductaivas y los docentes, como responsables temporales de los estudiantes, pero sobre todo los padres de familia, deben jugar un rol fundamental, pues los cuadros de abandono, violencia intrafamiliar y falta de atención hacen mucho más vulnerables a niños y adolescentes ante esta trampa criminal.