agosto 02, 2018

Hay zonas del país que están bajo el dominio de los ilegales

¿Dónde están las autoridades?

El país no puede permitir el regreso de las masacres.

Aunque las autoridades se esfuercen en tratar de convencer al país de que tienen todo bajo control, la masacre ocurrida en El Tarra, en la región del Catatumbo, es prueba irrefutable de que hay zonas del país, como este municipio de Norte de Santander, que están bajo el dominio de los ilegales.

Este hecho tiene implicaciones muy preocupantes, pues además de que representa el regreso de una modalidad   de violencia que el país creía superada, la de las matanzas conjuntas, abre una duda mortificante sobre el papel de las autoridades, pues El Tarra, por sus antecedentes, es uno de los municipios más custodiados por la Fuerza Pública, y pese a ello, los autores de esta masacre tuvieron el tiempo suficiente para perpetrar el asesinato colectivo y huir sin que autoridad alguna tratara de detenerlos. La comunidad denunció que la Policía tardó una hora en llegar al lugar de ellos hechos, pese a que hay una estación a 15 cuadras, y aunque el Ejército custodia las salidas del pueblo, no hubo persecución y mucho menos capturas.

¿Cuál es el papel de las autoridades antes, durante y después de este hecho? ¿Hay algún factor que las neutraliza y les impide actuar? ¿O es solo ineficiencia?

En esta nueva racha de violencia que vive el país, con multiplicidad de actores ilegales que se disputan a sangre y fuego los negocios ilícitos, es fundamental que la Fuerza Pública actúe con contundencia, o, al paso que van las cosas, el ELN, las disidencias de las Farc, las bandas criminales, las agrupaciones criminales y los supuestos reductos del ERP y EPL consolidarán sus dominios y sumirán a Colombia en una situación de violencia y orden público peor a las vividas hasta el momento.