junio 05, 2018

Ante la amenaza manifiesta de Hidroituango debe propiciar acciones urgentes

De Guatemala a Hidroituango

¿Qué se está haciendo para proteger a quienes viven aguas abajo de la represa?

Lo ocurrido en Guatemala, donde pese a las señales de actividad del volcán de Fuego no se evacuó a la población de la zona de riesgo, es una señal para Colombia, que ante la amenaza manifiesta de Hidroituango debe propiciar acciones urgentes para proteger a los habitantes de los 17 municipios que se verían afectados si la represa colapsa.

En Guatemala perdieron la vida al menos 70 personas, aquí, en el caso de la hidroeléctrica, son cerca de 300 mil personas las que están en riesgo, pero hasta el momento solo cuatro mil han sido evacuadas.

No se trata de ser alarmistas, sino de tomar la máxima prevención.

El país está a tiempo de evitar una catástrofe de proporciones apocalípticas y pese al peligro las autoridades mantienen una posición demasiado pasiva.

Si el informe entregado por ingenieros del ejército de Estados Unidos y un equipo de la ONU al presidente Juan Manuel Santos indica no solo que el riesgo se mantiene alto sino que sigue aumentando, ¿qué espera el Gobierno Nacional para evacuar cuanto antes a la totalidad de la población vulnerable?

Si bien la pérdida financiera que implicará el fracaso de Hidroituango es preocupante, la prioridad de las autoridades debe ser salvar las vidas amenazadas por el muy posible colapso de la represa.

Por eso es necesario insistir en que EPM le diga la verdad la país, pues si bien es válido que la empresa trate de salvar el proyecto, no se puede caer en la irresponsabilidad de ocultar o manipular información de la que dependen las vidas de más de 300 mil personas. Los alcaldes de los municipios en riesgo no saben qué hacer y claramente estas localidades no tienen la capacidad de afrontar solas un plan de evacuación de tal magnitud.

El Gobierno Nacional tiene que actuar ya.