agosto 03, 2018

Es necesario advertir sobre este flagelo

“De eso tan bueno no dan tanto”

Flagelos como la trata de personas requieren mano dura para los criminales y muchas oportunidades para la gente.

Este es el nombre de la campaña con la que se busca combatir la trata de personas, un oprobioso delito que afecta en especial al Valle del Cauca, pero ¿será suficiente con este mensaje?

Si bien es necesario advertir sobre este flagelo, para que las personas aprendan a identificar las falsas “oportunidades”, se requiere un trabajo de fondo que reduzca a su mínima expresión las posibilidades de que un colombiano pueda caer en las garras de quienes esclavizan a seres humanos, en la mayoría de los casos con fines sexuales.

Nuestro inequitativo país es el escenario perfecto para delitos como éste, pues la falta de oportunidades abona el terreno para que personas sin posibilidades reales de salir adelante se dejen tentar por propuestas que pueden llevarlas a vivir un infierno.

La nuestra es una sociedad que permanentemente expulsa personas hacia todo tipo de ilegalidades, y eso es algo que no se podrá cambiar solo con campañas, sino que demanda una transformación social, convertir a Colombia en un país de oportunidades en el que los sueños de tener una vida digna sean realizables, pues el actual modelo, sin que esto las justifique, lleva a muchas personas a venderle el alma al diablo.

Colombia tiene que ser un país en el que los objetivos y las metas de su gente sean realizables dentro de la legalidad, y para ello el acceso a educación de calidad y a empleo bien remunerado son claves.

Y mientras esa transformación se da, es fundamental combatir con contundencia a las redes criminales que aprovechan la condición de muchas personas para instrumentalizarlas en algún tipo de actividad ilegal.