diciembre 15, 2017

Cuidado con las finanzas

Recomponer el manejo fiscal es uno de los grandes retos del próximo gobierno.

Que la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s haya rebajado la calificación crediticia de Colombia es una pésima noticia para el país, no solo porque afecta su capacidad de endeudamiento, si no también porque envía una mala señal para la inversión extranjera. Por eso, el tema no se puede minimizar, como lo pretende el Gobierno, tal vez para evadir su innegable responsabilidad en la materia.

La política fiscal del actual gobierno, contrario a lo que se predica, ha golpeado fuértemente la economía nacional.

Pensando en mejorar las finanzas estatales solo a través del aumento de impuestos, una salida facilista y desconsiderada, el presidente Juan Manuel Santos impulsó una reforma tributaria, aprobada por el actual Congreso de la República, que resultó totalmente lesiva, pues el aumento del IVA al 19% golpeó al comercio y disminuyó la capacidad adquisitiva de los colombianos.

¿Cuándo llegará un presidente que solucione el déficit fiscal de manera lógica, es decir, combatiendo la corrupción y evitando el derroche?

Con la dañina reforma tributaria vigente el Gobierno Nacional espera recaudar $6.2 billones anuales, pero al año el erario colombiano pierde $50 billones por cuenta de la corrupción. No tiene lógica ni sensatez que para tapar el déficit fiscal se ahorque a las empresas y a los ciudadanos, pero no se cierre la llave del derroche ni tampoco se extremen los controles para evitar que los corruptos sigan saqueando el Estado.

Esa es una tarea pendiente que le corresponderá al próximo presidente y a su equipo, por eso el modelo económico debe ser uno de los puntos centrales del debate electoral, para elegir a quien sea capaz de optimizar y cuidar los recursos estatales y además se comprometa a reversar las medidas fiscales que tanto daño le han hecho a la economía nacional.