junio 12, 2018

La degradante ofensiva está enfocada en los dos candidatos

Cuidado con la basura electoral

La contaminación de las redes sociales con mentiras e insultos hablan muy mal de nuestra cultura política.

Aunque el nivel de agresividad alcanzado en las redes sociales por cuenta de la campaña presidencial parecía insuperable, en la última semana la degradación es total: ataques, insultos, descalificaciones y noticias falsas por doquier.

Si bien la degradante ofensiva está enfocada en los dos candidatos, de ella no se salvan tampoco quienes han anunciado el voto en blanco.

Hay una clara intención de influir en el electorado indeciso a partir de presiones, y también se busca poner a dudar a quienes ya tienen su voto definido.

Si bien el voto tiene un componente emocional que en casi todos los casos supera el racional, en esta ocasión más que en ninguna otra las campañas se han concentrado en este punto, pero no a partir de emociones positivas, sino utilizando el miedo, el rechazo y la desconfianza, lo que ha hecho que las propuestas pasen a un segundo plano.

Debido a esto se puede decir que la mayoría de los colombianos que votará el próximo domingo, sea cual sea la opción que marque, no lo hará a favor de un candidato, sino en contra del otro.

Por todo lo anterior, a cuatro días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, es necesario hacer un llamado a los ciudadanos a marginarse de esa guerra de desinformación que inunda las redes sociales, a no reproducir insultos ni información contra ningún candidato y, sobre todo, a respetar el sagrado derecho que tiene cada colombiano a votar libremente por la opción que mejor represente el modelo de país que quiere.

De eso se trata la democracia, de convivir en medio de la diferencia con absoluto respeto por las convicciones ajenas.

Los primeros llamados a dar el buen ejemplo son los candidatos y sus aliados.