abril 04, 2017

Cuatro enemigos de la salud infantil: claves para identificarlos y combatirlos

Existen cuatro grandes enemigos de la salud infantil que, a pesar de las secuelas que pueden dejar en los niños, son considerados por muchos padres como inofensivos. Se trata del sarampión, la rubeola, la varicela y la parotiditis, enfermedades que pueden ser muy graves especialmente en los menores de 5 años y que pueden prevenirse.

“Aunque sean percibidas como benignas, tienen complicaciones que incluso pueden llevar a la muerte. Un niño que tenga la enfermedad, además, es un riesgo para su entorno porque podría contagiar a otras personas en su entorno familiar y social. Vacunar es una medida efectiva porque ayuda a evitar estas enfermedades”, afirma la doctora Emilia Prieto, Pediatra y Gerente Médica de Vacunas de MSD Colombia.

A continuación, se brindan algunas características que permiten identificar y, principalmente, combatir a estos enemigos de la salud de los niños.

Sarampión

Enfermedad infecciosa aguda causada por un virus que tiene un periodo de incubación de 7 a 18  días, con un promedio de 14 días desde su exposición hasta la aparición del brote, durante el cual no se presentan signos visibles.

Posteriormente se presentan síntomas como fiebre, malestar general, falta de apetito, congestión en las víasrespiratorias, conjuntivitis, tos, manchas dentro de la boca y posteriormente un brote que inicia en la cara y luego se extiende a todo el cuerpo y dura aproximadamente 4 a 7 días.

¿Cómo prevenirla? Apli-cando la vacuna de sarampión en las edades recomendadas (un año y cinco años) se puede evitar la enfermedad. Si una persona padece sarampión debe evitar contacto en lo posible con personas no vacu

Rubeola

Enfermedad infecciosa producida por un virus y tiene un periodo de incubación de varios días. Posteriormente, se manifiestan los síntomas. Los principales son fiebre, malestar general, afecciones respiratorias, conjuntivitis, adenopatías y un brote en el cuerpo.  

¿Cómo prevenirla? Apli-cando al niño la vacuna de la rubeola en las etapas correspondientes (un año y cinco años) y evitar que los infantes o las mujeres embarazadas entren en contacto con personas que tengan la enfermedad.

Varicela

Al igual que el sarampión y la rubeola también tiene un periodo de incubación; posteriormente, se presentan los síntomas. También se produce por un virus y es una infección que se caracteriza por fiebre y por las lesiones que se produce en la piel: son pequeñas ampollas que aparecen en todo el cuerpo. Luego se revientan y aparecen costras donde estaban las lesiones.

¿Cómo prevenirla? Aplicando al niño la vacuna en la edad correspondiente (un año) y evitar que los no vacunados entren en contacto con personas que tengan la enfermedad.

Parotiditis o paperas

También es una enfermedad producida por un virus que comúnmente se conoce como paperas, pero cuyo nombre médico es parotiditis. Se trata de una infección leve que se caracteriza por la inflamación de las glándulas salivales parótidas.

Esta hinchazón es notoria y se puede producir de un solo lado del rostro, pero normalmente se presenta en ambos lados. Además de este síntoma, el niño también puede sentir fiebre, malestar y dolor de cabeza.

¿Cómo prevenirla? Aplicando al niño la vacuna de las paperas en las etapas correspondientes (un año y cinco años) y evitar que los infantes entren en contacto con personas que tengan la enfermedad.