mayo 14, 2018

Corrupción ha disminuido en el Municipio, Contralor

Contraloría realizará auditorías exprés a obras retrasadas

El Diario Occidente habló con el contralor de Cali, Ricardo Rivera, sobre las obras que aún están inconclusas en la ciudad y sobre la percepción de corrupción  generalizada que tiene los ciudadanos.

¿Qué control se le está haciendo a las obras que aún están inconclusas en Cali?
Si vamos a las Megaobras, están la vía a la Paz; la Circunvalar; la conexión de la 80 con la 2B; la de Pance, que era para 5 kilómetros y ya va en 1.5 de doble calzada y ahora es una calzada sencilla, terminaron que porque no hay recursos, entonces se limitaron solamente a hacerla hasta allí; sobre ese tema la Contraloría tiene programadas unas auditorías exprés.

El año pasado, por ejemplo, bajo la presión de la Contraloría de que no se multaba al contratista, finalmente la Secretaría de Infraestructura se vio presionada y le caducaron el contrato al contratista que tenía las obras de la Circunvalar, la vía a la Paz y de la ampliación de la 80, pero hoy vemos, que un año larguito después de que caducó el contrato, las obras siguen igual.

Igual el tema del Corredor Verde de la 8,  no ha avanzado lo suficiente y cada vez amplían y amplían plazos con el tema de la 2N.

Lo mismo pasa con las obras que se tienen atrasadas con Metro Cali: la Terminal de Aguablanca, la de la 66 que ya se empezó, la del Valle del Lili, que tienen dificultades que detectó la Contraloría en su momento.

Primero, se adjudicaron  las obras y luego se negociaron los predios; segundo, que se negociaron los predios y no los habían entregado; tercero, el tema de las licencias ambientales  y de los permisos                correspondientes no estaban autorizados en su mayoría.

Eso hace que el Municipio repita su historia y no aprenda sobre el error.

El 70% de las obras históricas de Metro Cali siempre se han adjudicado, primero la obra y luego se compran los predios.

Vemos que es un tema que se está repitiendo con el tema de la ampliación de la vía Cali- Jamundí donde todavía hay predios que están en la gestión en este momento, cuando debieron emprender todas las baterías estos años anteriores porque ya sabían que esto se iba a hacer.

¿Cómo se podrían optimizar recursos?
Tenemos que mejorar muchísimo, porque una vez al contratista se le adjudica el contrato, el contratista dice: a mí me pagan por permanencia de obra y eso está estipulado en la ley, en el contrato, yo ya tengo toda la maquinaria lista, yo estoy pagando por día de retro y el contratista se queda ganando la plata sentadito y el contrato vale muchísimo más, no se optimiza el recurso que habría podido servir para otras cosas: tapar huecos, hacer otros puentes.

¿Se tiene un estimado de cuánto son los costos por mayor permanencia de obra?
No podría decirle el costo, pero sería interesante establecerlo por mayor permanencia de obra, por situaciones que no son propias del contratista, sino de la Administración.

En algunos casos como la obra de la 80 son por problema con el contratista, entonces en esos casos igual afecta no solamente el tema de que si hay una obra los ciudadanos tienen un tiempo razonable para tolerar las incomodidades por construir, pero cuando la demoran dos y tres años, eso ya es una guarida de ladrones o de consumidores de droga  y situaciones que dañan el entorno, lo que la comunidad está denunciando en el tema de la 8, Corredor Verde.

Corrupción
La ciudadanía tiene una percepción de corrupción generalizada, ¿actualmente el Municipio cómo está en temas de corrupción?
Considero que ha disminuido muchísimo.

El Municipio se preocupó, con la reestructuración, por crear un departamento de la contratación donde fija unas políticas.

El mayor termómetro para medir el tema de percepción de corrupción es el número de contratistas que se presentan para cada obra.

Cuando uno ya sabe que solo se presenta un contratista por licitación, en cualquier licitación del Estado, todo está arreglado, pero cuando todo mundo sabe que no la están adjudicando a dedo se presentan muchos.

Eso es un termómetro que lo vemos en Metro Cali, que lo vemos en la Alcaldía, en Valorización, es un buen termómetro porque hay criterios.

Se considera una Administración, que si bien se pudo haber equivocado en no licitar oportunamente o en no adelantar la gestión predial y que se ha equivocado en muchas cosas, vemos que en el tema de contratación ha sido transparente, salvo el lunar de Metro Cali del año anterior.

Ese lunar que al parecer sí era un contrato que era de consultoría, que debe hacerse de manera abierta, distinto a las asesorías.

El empoderamiento de los ciudadanos también ha servido muchísimo.

Hoy los ciudadanos denuncian todo y eso son insumos para nosotros,  para estar atentos.