febrero 12, 2018

Requiere acciones urgentes para evitar un daño mayor

Contrabando, un muy mal síntoma

El aumento en el ingreso de mercancías no declaradas requiere acciones urgentes para evitar un daño mayor a la economía..

Solo en el puerto de Buenaventura las autoridades aduaneras han realizado este año 57 incautaciones de contrabando; las mercancías, con un valor comercial de $7.500 millones, representan un incremento del 600% frente a los decomisos de 2017.

Este balance de incautaciones es un reflejo del crecimiento del contrabando, que tiene en serios problemas al comercio formal a lo largo y ancho del país. En algunos departamentos, los comerciantes reportan caídas en sus ventas de hasta el 50%, por cuenta de las mercancías que ingresan de manera ilegal al país.

Si bien se hace necesario endurecer los controles para evitar que por nuestros puertos y fronteras sigan ingresando artículos de contrabando, es necesario que el Gobierno Nacional revise qué incidencia tiene en este fenómeno la elevada carga impositiva para la producción nacional. Sólo el IVA hace que un producto de contrabando sea 19% más barato que uno similar producido en Colombia o importado de manera legal, esto sin contar la cantidad de impuestos que pagan los manufacturadores y la industria en general, y todos los aranceles con los que deben cumplir los importadores.

En ese sentido, hay que facilitar la produccion local y la mejor forma de hacerlo es mediante estímulos tributarios; ahí tendrá un gran reto el próximo presidente de la República, que deberá revisar la carga impositiva, pero no para aumentar los gravámenes, como lo hizo el actual, con nefastas consecuencias, si no para encontrar un justo equilibrio en la materia, como principio fundamental para fortalecer la competitividad.

Si la situación no cambia, entre los impuestos altos y el contrabando acabarán con muchos emprendimientos legales, lo que resentirá aún más la economía nacional.