enero 11, 2018

Colombia, exclusión e inequidad

Carlos Cuervo

En Colombia los ajustes salariales de comienzo de año para los obreros y las mesadas de los jubilados comunes incrementan la brecha de inequidad, aumentando la exclusión para sostener un vivir con los estándares mínimos de dignidad.

De nuevo somos en América el segundo país con el peor índice de distribución de riqueza (índice de Gini), la desigualdad de Colombia solo la supera la paupérrima Haití.

Resulta inverosímil que en un año electoral de pronóstico reservado, ante las estrategias de la izquierda radical, el Presidente y su Ministro de Hacienda alimenten la desigualdad a estos niveles. No le bastó a Cárdenas con arruinar el consumo en 2017 con su errado aumento del IVA, ahora parece ser jefe de debate de la izquierda entregando opiniones sesgadas para defender sus torpes manejos.

La dirigencia cree que eternamente las masas se dejarán asustar por los espejos de modelos fracasados en países vecinos, pero hechos como el de indígenas enfrentando al Ejército con vehemencia en el Cauca o las protestas de Urabá por los peajes, son brotes de un descontento que crece silencioso día tras día.

Todo este conjunto de malos manejos, corrupción desbordada, sentencias pírricas para los corruptos, alzas de peajes, transporte urbano, Soat, impuestos municipales y departamentales, así sea con algunas décimas por encima del aumento salarial, alimentan el descontento del ciudadano para dejarse seducir por cantos de sirena, causando resultados catastróficos para todos.

No es la habilidad de la izquierda y sus programas la atracción para un electorado, es la torpeza de un grupo de soberbios miopes la que nos llevaría hacia una sima de incalculable fondo.